Un paseo por las nubes – @Mous_Tache

Mous_Tache @Mous_Tache, krakens y sirenas, Perspectivas

Me tomas de la mano y ascendemos. El viento acaricia tu rostro. Te atraigo hacia mí mientras te rodeo la cintura con mis brazos por la espalda y beso tu pelo y tu cuello. El sol está más cerca y los rayos ultravioleta rebotan en tu piel provocando que esta desprenda un olor que me embriaga.

Despliegas tus alas y me pides subir más alto. Me miras y puedo apreciar en tus ojos quién fuiste y quién seremos. Nos besamos, muerdes mi labio. Es la mezcla de dulzura y pasión que irradias la que provoca que mis pulmones se revelen cuando no se alimentan del aire que proviene de los tuyos. El tiempo detuvo su avance hace horas. Te quiero.

Me sueltas y caigo. Me precipito hacia el suelo. Intento asirme a ti y sólo consigo acariciar levemente tu brazo con mis dedos. Sigues ascendiendo sin reparar en mí.

Golpeo con fuerza el colchón y me despierta un espasmo cuando la lógica comienza a apoderarse de mí y mi cerebro procesa la incongruencia que supone volar. He de tomarme unos minutos para convencerme sobre la irrealidad de la situación, pero es que aún puedo notar tu tacto, tu presencia…

No estás… Desde hace mucho no estás.

Mientras preparo mi primer café del día, rememoro mi sueño. Y te recuerdo, y sonrío…

El destino anudó por un instante nuestros caminos divergentes. Durante ese segmento de la vida, pasamos a formar parte el uno del otro, para bien, estoy convencido.

Doy un sorbo al café. Quema.

El relojero que afina y engrasa la maquinaria del tiempo puso en funcionamiento el artilugio, de nuevo, hace años.

A día de hoy, sólo puedo agradecerte haber volado contigo durante el tiempo que compartimos, que me sacases de paseo por las nubes, que acariciásemos juntos la ilusión…

Vuelvo a sonreír.

Puedes seguir a @Mous_Tache en Twitter