Esclavos modernos – @DonCorleoneLaws

DonCorleoneLaws @DonCorleoneLaws, krakens y sirenas, Perspectivas

En noviembre de 1879 se presentaba en las Cortes un proyecto de abolición de la esclavitud: incluía un patronato de ocho años, seguido de la obligación de contratarse otros cuatro años más en la transición al trabajo libre. La ley de abolición de la esclavitud se publicaba el 13 de febrero de 1880 y debía hacerse finalmente efectiva en 1888, tras ocho años de transición del patronato al trabajo libre. Las presiones internacionales, especialmente tras el fracaso español en la …

Esclavos modernos – @MambaaNegraa

@MambaaNegraa @MambaaNegraa, krakens y sirenas, Perspectivas

Somos un puñado de pobres gilipollas, con ansias de sentir algo que llaman amor, hasta el punto de confundir mariposas en la barriga con simple hambre. Somos tan tontos, que nos da pánico enamorarnos, pero sin embargo somos capaces de matarnos de mil maneras diferentes cada fin de semana, o de conducir un coche hasta el culo sin controlar tus sentidos, pero cuando se trata de querer nos volvemos auténticos cobardes. Somos tan ciegos, que nos conformamos con tener nuestras …

Esclavos del odio – @Contradiction_

Contradiction @Contradiction_, krakens y sirenas, Perspectivas

No quiero asustarte, pero no te vayas. Me hace feliz que me mires, que me abraces, me beses, me acaricies. No te vayas. No te asustes cuando veas los rotos, coser no es lo mío. Tampoco es lo mío recordar fechas, saber cuando rendirme o vivir despreocupada. Yo me preocupo, sí, me preocupo mucho. Soy nerviosa, muy nerviosa. De ese tipo de nervioso que va por dentro y se acumula. Estoy llena de tristeza, dolor, sueños a medio cumplir y …

Esclavos del odio – @Moab__ + @CosasDeGabri

CosasDeGabri @Moab__, krakens y sirenas, Perspectivas

El orgullo es el alimento del fuego que enciende la fragua del odio y las cadenas que arrastramos las forja con metales preciosos. Eslabones de rencor en oro, en plata los del desamor, platino para la humillación y bronce para la bofetada que más adentro nos dolió. Encadenado al frío metal de sufrir por quien viviera se vuelve el odio un mal que ningún preso quisiera. Llorando los sueños de amor, sabiendo su tiempo perdido, quien no imaginaba el dolor …