La niña que miraba al suelo – @distoppia

@distoppia @distoppia, krakens y sirenas, Perspectivas

Lo único en lo que Eva podía pensar era en la pequeña mancha gris de su zapato izquierdo. No había salido a jugar en los últimos dos días y, aún así, tenía sucio su mocasín. ¿Cómo era posible? ¿Cómo habría ocurrido? — Pero cielo, nosotros vamos a quererte siempre, aunque ya no vivamos juntos. Eres nuestro tesoro más grande. Ante todo, queremos que estés bien. ¿Cómo se manchan de gris unos zapatos blancos? De barro, claro, pero ¿de qué otra …