Se vende – @DeNegraTinta

DeNegraTinta @DeNegraTinta, krakens y sirenas, Perspectivas

«SE VENDE lo que soy y tengo, lo que nadie ha querido ni si quiera yo, lo que la vida me ha dado de sobra», dice un pequeño letrero colgado de un portón de madera vieja y resquebrajada. No puedo evitar asomarme y revisar que tipo de artículos son los que describe semejante anuncio.

Entro, el silencio me abruma y el paisaje le agrega un toque lúgubre y hasta cierto punto desértico. Camino a través de un pequeño corredor que desemboca al patio adornado con un sin número de helechos y otros tantos tipos de plantas; al fondo del mismo una mesa cubierta con un mantel deshilado, blanco en su totalidad y sobre ella, frascos, todos de diferente tamaño, algunos transparentes, otros de color, todos vacíos. Junto a la mesa un hombre joven de buen ver, de vestimenta impecable acompañado por una anciana sentada en una silla que podría llamarse trono por lo ostentoso en su vestidura.

Me pregunto, ¿qué clase de broma será ésta que te atrapa e invita?

Vacilo por un momento, me acerco a éste par y pregunto; ¿Qué venden? Inmediatamente rompen en una carcajada. «Mi nombre es Manuela, él es mi acompañante Nestor», agrega la mujer apenas recuperándose de tanto reír y dirigiéndose a mí pregunta; «¿Quién eres tú? ¿A qué te has hecho acreedora?¿Qué es lo que nadie ha querido de ti? ¿Qué es lo que tienes de sobra?». Me hago silencio, sin entender ese extraño juego de preguntas. El joven sólo mira, parece comprender cada una de las palabras de Manuela. Nestor me toma amablemente del brazo, invitándome a sentar frente a ellos, sonríe y agrega «no existe pregunta que no puedas responder». Extrañada y como un tanto poseída, asiento con la cabeza y espero atenta a lo que tienen que decir.

«Cada inicio de otoño hacemos esta inusual venta, una especie de simulacro, una preparación que antecede al fin de año. Una invitación a la reflexión de lo acontecido hasta hoy en una vida. Sobre esta mesa podrás encontrar infinidad de frascos, vacíos en apariencia. Cada uno de ellos simboliza experiencias de gente que como tú han sido víctimas de la curiosidad, gente que como tú, si así lo deciden pueden dejar una parte de lo que son, de lo que tienen, de lo que no han querido, de lo que la vida les ha dado de sobra. Nosotros querida, somos compradores de recuerdos y tú una hermosa experiencia que vender».

Puedes seguir a @DeNegraTinta en Twitter