No te perdono – @Eva_Zeta

Eva Zamora @Eva_Zeta, krakens y sirenas, Perspectivas

Ella no puntúa bien y yo cito mal.

Para colmo de males, nuestra última conversación fue por whatsapp:

– Yo: Ya te he pedido perdón, no sé qué más quieres que te diga.

– Ella: Perdóname no, lo siento.

A esa contestación le siguió la impotencia, mezclada con la culpabilidad y el “bloquear usuario”.

Llevo tres años diciendo que su respuesta fue “no te perdono”.

De pronto un día leo un nombre que me es familiar y empiezo a interesarme sobre su forma de entender la vida y las relaciones personales. Sé quién es porque ella me hablaba sobre sus terapias y sus perspectivas mientras yo hacía como que la escuchaba, pero en mi cabeza sólo tenía cabida un mono tocando los platillos.

Bert Hellinger tiene una visión, cuanto menos, curiosa, sobre el perdón, aquello que tanto le pedí y que ella se negó a darme.

Según Hellinger, cuando pido perdón, le estoy pidiendo a la otra persona que haga un esfuerzo por mí, que haga ese trabajo y que olvide mi falta. Es decir, si tú me pides perdón, no sólo me como tu error, sino que encima tengo que hacer algo por ti: tengo que perdonarte porque me lo has pedido, hacer como que no ha pasado lo que ha pasado y liberarte de la carga. Y a mí, que me den.

Sin embargo, al decir “lo siento”, si de verdad lo sientes, tú mismo haces ese trabajo y, con él, tu purga. De esta manera, el perdón es un proceso interno, uno mismo se hace responsable, asume el hecho y sus consecuencias e intenta, si puede, reparar el error.

Perdonar, visto así, es ceder al otro el poder de quitar la culpa.

En resumen, que tenemos la perspectiva cultural equivocada considerando un acto benévolo el hecho de pedir perdón y perdonar.

Y con esto, entendí que yo soy una cabezota que, como cito mal, igual no he explicado bien el enfoque del perdón según el bueno de Bert y que, definitivamente, mi amiga puntúa mal y me ha costado tres años ponerle los puntos a sus íes al entender que nuestra conversación en realidad debería haber sido esta:

– Yo: Ya te he pedido perdón, no sé qué más quieres que te diga.

– Ella: “Perdóname”, no; “lo siento”.

Visita el perfil de @Eva_Zeta