Macho alfa – @DeNegraTinta

DeNegraTinta @DeNegraTinta, krakens y sirenas, Perspectivas

Para mí resulta curioso escuchar el adjetivo «Macho alfa»como si a un hombre se le pudiera definir con dos palabras. ¿En qué consiste? ¿de qué está hecho? ¿porqué llamarlo así?

Me tomé la libertad de buscar la definición correcta por la única razón de no escribir de algo que poco conozco. Se sorprenderían al saber la cantidad de publicaciones que existen haciendo referencia al tema -comenzando por un flamante video con las instrucciones precisas de los seis pasos para convertirse en uno- así como lo leen. Créanme que fue imposible no estallar en una carcajada cuando escuché la oración «sin hacer el ridículo».

El primer paso indicaba «no te mates a ti mismo tratando de ser otro»; ésta oración robo mi atención. Cuantas veces no juzgamos al hombre que vemos parado frente a nosotros sin emitir un juicio adelantado y superficial. Nos dejamos llevar a ojos bien abiertos por el físico, bien dicen que de la vista nace el amor o tendríamos que desnudarnos para aceptar que no hay mujer que se resista a la atracción que provoca un cuerpo atlético y una sonrisa encantadora. En particular hago referencia a aquellos que reflejan calma y seguridad en cada paso que caminan, escribo de aquellos que se manejan con elegancia robando miradas y suspiros a diestra y siniestra acompañados de un irresistible olor a pulcritud. Todo éste conjunto sin duda hace a un hombre no solo deseable, también irresistible.

No tiene caso enumerar cada uno de los seis, trece u otros puntos aconsejados para conocer de que se trata, sin embargo haré un pequeño énfasis en los puntos que resultaron constantes en la definición de dicho personaje.

Mi breve investigación marca una linea divisoria entre dos tipos:

  • El Alfa agresivo, definiéndolos en la clase de hombre que utiliza la fuerza física para llamar la atención.
  • El Alfa seductor, los que usan las palabras y la cabeza.

Debo reconocer que éstos últimos son mi debilidad, créanme no existe nada más seductor. A mi parecer es la máxima virtud que puede poseer un caballero. La palabra no solamente enamora cuando acompañada de hechos se presenta. La inteligencia despierta los sentidos, las pasiones adornando cualquier rostro e iluminando la mente y el alma de una mujer. Como verán no todo se resume en la hermosura que refleja un espejo.

  • Saber escuchar con atención -la llave maestra-.

Es bien conocida la cantidad de palabras que una mujer es capaz de pronunciar en un minuto, sin dejar de mencionar cuando se encuentra al punto del estallido en un ataque de cólera. Cómo no caer rendida a los pies de un hombre que es todo oídos y sentidos a la conversación superflua o profunda que emana de su boca; nada como ver la mirada encendida y los ojos clavados en sus labios como queriendo darle rienda suelta a sus vivencias. Saber escuchar es un arte que divide a los charlatanes de los caballeros, la llave maestra al corazón.

Un «macho alfa» es más que un hombre educado, natural, sofisticado y encantador, es un caballero en toda la extensión de la palabra y la conducta. Nada tiene que ver con la genética o el poderío de un trato brutal o agresivo. El golpear o subir la voz lejos de generar respeto invoca al miedo y desata la agresividad, la decepción. Es la calidez en el trato lo que engrandece y hace brillar a los seres humanos sin importar el sexo, edad o condición económica. Está de más anteponer un «alfa» a la palabra macho cuando la paciencia y dedicación hacia la pareja y familia es la pauta que hace la diferencia, la que enriquece cada acción y decisión. Porque un hombre o una mujer no es nada, ni es nadie si no sabe sumergirse en la profundidad de las almas que lo rodean. No es cuestión de una palabra o dos lo que define la honestidad y el compromiso que enaltece o hace superior a una persona, todo se resume en la humildad o en el éxito que no se presume y que sin embargo termina por llenar los ojos de quienes sabemos ver más allá de lo que un cuerpo perfecto puede mostrar.

 

Visita el perfil de @DeNegraTinta