La huida – @Silenciovioleta

Silenciovioleta @Silenciovioleta, krakens y sirenas, Perspectivas

También forma parte de la vida. ¿El qué? El miedo. Si vas a convertir la realidad en una paja mental, córrete al menos. Dale sentido. No puedes. Sigue. No sabes. Lucha. No quieres. ¿Hasta cuando? Hasta siempre. Post data: ¿te quieres?
Hubiera podido acudir a esa fila del colegio a cumplir su deseo, pero la cara estaba tan desencajada y el alma tan triste que tuve miedo. A que me viera, a que se hiciera ilusiones, a que pensara que volvería a ser así siempre, y preferí no hacerlo. Nunca más volveré a recogerla al sonar la campana. No la veré correr en busca de mis brazos, se han muerto los días cualquiera. Recuerdo que está viva pero que ya no es tan mía, como cuando nos vestíamos iguales y ella me miraba admirando todo de mí, tan pequeña, comiendo maíz, cogiendo flores de la calle… Necesito huir de los recuerdos. A veces me pegan.
Hubiera querido sonreír en aquella mesa, sonreír o gritar maldita sea, pero elegí el silencio por miedo a equivocarme. Encuentro extraños a todos los que no son tú y no saben abrazarme. ¿Donde estoy? Si estás tú, puede que lo sepa. Si vuelves, puede que lo olvide. Si me miras, puede que ya ni me importe. Y si no te encuentro…. la huida.
Le vi llorar mientras comía, en silencio, después de insultos, gritos y tortazos. Rebobiné 25 años y me abracé también. Solo supe mirarle, y llorar por dentro, llamé para que se lo llevaran, estará mejor sin mí y sin todo lo que me rodea. Huí, porque si tú dueles me escondo, pero si a ti te duele, a mí me matas.

Si supieras cuántas veces en medio de todo, rodeados de muchos, llenos de ruido, te obligaría a follarme la boca. A veces necesito huir así, pidiéndote una paja en mi coño. Y es que cuando me corro, todo es tan diferente. No puedo evitarme, no puedo evitarte, no puedo evitarlo.
Hay mañanas, tardes o noches que la autodestrucción se hace conmigo. Compra moldes y me va haciendo suya, como un virus, el miedo, señor, busco amor que me vacune. Asustada e insegura. El mundo me ve valiente, una mujer con cojones, ni puta idea tiene nadie, me cago patas abajo en cuanto cierro la puerta. Como no voy a pedirles que no se rindan. Suele pasar que le pregunto al café si volverá a abandonarme, y me voy bebiendo a sorbos lo que no quiero escuchar. Te respondes, a días te quieres y te calmas y a días te odias y te das una respuesta a ti misma de esas de Dios de mi vida, el día que esté bien y recuerde lo que me estoy diciendo ahora me voy a sentir muy enferma, de vida, de muerte y de dolor. Suelo huir en este caso, poniéndome la música a tope y limpiando mis propios vómitos sin parar.
He borrado las conversaciones de Was que me obligan a ver fotos de perfil que no me hacen feliz. No tengo ganas de ver el suelo crujir cada vez que entro. Es acojonante lo que llega a huir el ser humano del dolor. Yo quiero sentirlo, no quiero tenerle miedo, ir por la vida con un Eso me duele, ¿qué pasa? ¿Algún problema? No tiene nada que ver con nada. Ahí fuera siempre hay alguien que colecciona muñecas rotas. Las peina, las sonríe, las besa, y vuelve. Siempre vuelve, porque no sabe huir de otra forma.
No quiero que me rompas, hoy también merayotequiero. Te he colgado el teléfono, no me soporto.
He mirado al mar enredada en tus brazos, te ríes porque me estás señalando barcos a posta, sabiendo que no veo de lejos, y me besas el pelo. Te escucho, me encanta hacerlo, me da paz, estás aquí, ahora, cierro los ojos, respiro la brisa, estas, aquí, ahora, te siento, te huelo, estas. Qué maravilla. Quiero hacerte el amor. No quiero huir, quiero estar, aquí, llenándome las venas de ti, emborrachándome de felicidad, estás, estás, estás… Fue horrible cuando no estabas. Estás… ¿Dónde has estado? Estás… Y las gaviotas desde arriba haciendo letras en el aire… Está…. Sería capaz de huir de cualquier sitio solo por estar contigo.
Voy a salir un momento de mi, ahora vuelvo. Guardo motivos en la maleta y agarro los planes que nos hacíamos abrazados en aquel sofá, en un corazón de segunda mano.
-¿Le quieres?

-Si. Le odio

-Entonces ¿de quién huyes?

-De mí.
Son las 8 de la mañana, hay niebla en todas partes, joder, ¿como puede dolerme la cabeza si aún no he pensado nada? He debido estar huyendo toda la noche. ¿Otra vez ? ¿Que voy a hacer contigo, pequeña? Anda ven.

Visita el perfil de @Silenciovioleta