Gato callejero – @Mous_Tache

Mous_Tache @Mous_Tache, krakens y sirenas, Perspectivas

Una sola caricia puede derruir la más inexpugnable fortaleza. Un solo gesto, el de tu mano sobre la barba descuidada de sus mejillas, ha conseguido hacer aflorar una lágrima a los ojos de quien creyó haberlas perdido todas. Le has pedido que no desaparezca, quieres volver a verle.

Ha bajado la guardia durante un instante, el necesario para que puedas observar las marcas de las agujas en el antebrazo que intenta ocultar con la sucia camiseta de manga larga que viste.

Si la vida te da siete oportunidades, él debe ser un espectro, pues debió gastar la última hace años y aun así, no está muerto.

Te despides acariciándole el pelo previamente a acomodar en su cabeza el gorro negro de lana que le has comprado de camino a tomar el café al que le has invitado.

«No le busques tres pies…»

Así rezaba la insignia del Ala 12 de combate en la que sirvió tu padre y que en tantas ocasiones fue objeto de sueños por cumplir estando en tus manos. Decenas de veces imaginaste tu futuro a los mandos de un avión siendo crío, tantas como veces la encontrabas al revolver los cajones de su dormitorio en busca de tesoros ocultos.

En algún momento todo se torció demasiado. También tuviste un hogar. No siempre fueron pestilentes y oscuros callejones en los que pelear por mantenerte a flote un día más. No todo se reducía a buscar un hueco apartado de la sociedad en el que guarecerse y con algo de suerte evadirse de la realidad ayudado por alguna jeringuilla.

Persigues el reflejo de la Luna sobre uno de los raíles de la vía abandonada. Tus oídos lo oyen todo, tus ojos lo ven todo. Pasos cadentes, medidos, sin prisa. Quiere volver a verte. ¿Por qué?

«No le busques tres pies al gato, siempre le encontrarás cuatro.»

Eres como eres, ¿acaso podrías cambiar? Te has acostumbrado a vivir sin la ayuda de nadie, a no esperar nada, a ser tú contra todos, a morder si te muerden, a desconfiar del entorno y lo que alberga como método de supervivencia.

Un gesto, sólo uno. Su mano en tu mejilla y ha conseguido derrumbar las murallas que el odio construyó a tu alrededor durante años.

Quiere volver a verte…

Puedes seguir a @Mous_Tache en Twitter