En bragas – @DeNegratinta

DeNegraTinta @DeNegraTinta, krakens y sirenas, Perspectivas

Si, esa mujer del espejo soy yo, resulta fascinante como a mis 45 años he aprendido a sorprenderme día tras día con la misma imagen. Me enamora la forma que mi cuerpo ha tomado y la benevolencia de los años en mi rostro. Es la herencia maravillosa de mi madre que a su edad parece una más de mis hermanas. Quién diría que llevaría con tanto orgullo las profundas estrías que adornan mi vientre y esa cicatriz, bueno, no podría llamarla así; la nombraré puerta de salida y llave única al despertar de tres vidas. Las de mis hijas. El tiempo ha pasado con más gloria que pena, dejando asomar todo aquello que disculpa a los años por haber golpeado éste estuche que lleva mi alma. Perfumándola, peinándola y despeinándola dependiendo de la ocasión, vistiéndola y desnudándola a capricho del clima y la estación. Así en bragas, el espejo no sabe mentir mostrando en su reflejo todas mis versiones. Amoroso decide hablar, pero solo para nosotros dos, musitando al oído lo que dolería escuchar a viva voz. Susurrando, guardando discreción frente a las cuatro paredes de ésta habitación que todo cree saber y de nada entiende. Y es que no todo en éste paisaje es luz, no todo es sol también hay obscuridad. No como la que hace juego con la noche cobijando bajo la luna, también se tiñe de negro, colorea enlutando las marcas invisibles a los ojos de cualquiera que no ha sabido mirar un poco más allá de lo que muestra la piel. Así en bragas y de pie, contemplo y agradezco lo que se me ha dado antes de seguir con el diario ritual de ataviarme para salir a la calle, para continuar con ésta maravillosa travesía de veinticuatro horas llamado día, para mañana una vez más frente al espejo y en bragas volverme a encontrar.

Puedes seguir a @DeNegratinta en Twitter