El tercero – @EvaLopez_M

Eva López @EvaLopez_M, krakens y sirenas, Perspectivas

«La muerte no llega con la vejez, sino con el olvido»
Gabriel García Márquez

En el tercero de mi edificio vive sólo Martín, un entrañable anciano al que sus incontables otoños han ido deshojando jazmines blancos en el pelo. Y al que los años han bordado, en el bastidor de su piel, profundos surcos de mar en los que navegan a la deriva sus recuerdos.

Casi todas las mañanas coincido con él en el portal, y me regala un «buen día» con una gran sonrisa mellada, siempre, aunque él y yo sepamos que por los huecos de los dientes se le va escapando el alma en cada soplo de aliento que expira.

A veces, cuando la soledad derriba las paredes de su casa, baja a la plaza a dejar caer el cansancio en un banco, y mientras las palomas se acercan para acompañarle en el desayuno, él espera a que el viento y el olvido vengan a visitarle e inunden los espacios vacíos que el destino ha horadado en su pecho.

Y se mira las manos, que trabajaron tan duro por sus hijos, y a los que ahora para él en pocas ocasiones les sobra tiempo.
Y les disculpa, porque si algo ha aprendido a perder en silencio y con dignidad, ha sido el maldito orgullo.

Las mismas manos también, que tantas veces se deslizaron por el suave cuerpo de la mujer que le acompañó en sus múltiples alegrías y batallas; hasta que perdieron una guerra sin cuartel llamada cáncer, y la muerte se la llevó de su lado, arrebatándole con ella, todas las ilusiones que juntos alimentaron y vieron crecer.

Entonces, una lágrima rodando despacio por la cara le devuelve de nuevo al presente de su vida, y piensa, que a pesar de todo se siente afortunado, ya que hasta donde alcanza el horizonte de su mirada, ha sido un hombre feliz.

Y despacio, Martín se marcha.

Sabe que el camino únicamente se muestra ante el que siempre, aunque tropiece y se caiga en todas las piedras, se levanta y sigue caminando.
[ Blobby – Laura Stewart ]

 

Visita el perfil de @EvaLopez_M