Dramas y Comedias – @GraceKlimt

GraceKlimt @GraceKlimt, krakens y sirenas, Perspectivas

Las 23.35h. Bienvenidos a mi caos.

Se me ha metido el inicio de una canción de Fangoria en la cabeza, y no me la saco ni a la de tres. La culpa es de una loca que el otro día nos la dedicó a un amigo y a mí. El caso que aquí estoy, repitiendo una y otra vez, en bucle, “no quiero más dramas en mi vida, solo comedias entretenidas”, la casa está en silencio, todos duermen, y yo a punto de calzarme unas plataformas y marcharme a quemar la noche como si esto fuese el Madrid de los años 80.

Las 23.39h. Mi cabeza gira sin parar.

La vida es drama.

Hace poco, falleció la madre de una gran amiga. De pronto estaba, de pronto no. Así, de un plumazo. Imagino que se habrá ido al cielo para los que crean en ello, o se habrá reencarnado para los que crean en lo otro, o seguirá en nuestros corazones para los que ni a ni b ni todo lo contrario.

A mi vecina, con 53 años y media vida por delante, se la han llevado a una “residencia especial”, así lo han dicho para no pronunciar manicomio. 3 intentos de suicidio fallidos y muchas llamadas a los servicios sociales han tenido la culpa. Imagino que aunque viva, ya murió un poco la primera vez que se tiró al río desde aquel puente al que llegó en taxi.

Y además, me duele la cabeza, porque ha hecho un calor horrible, y alguien a quien quiero mucho, me ha hecho un poco de daño, y tengo que levantarme pronto porque no quiero ir a trabajar con las uñas mal pintadas y el pelo desastroso.

Las 23.48h. Pienso en todo ello, y no soy capaz de llorar. Me da la risa.

La vida es comedia.

Y yo, ahora mismo, me siento afortunada.

Porque aún tengo a mi madre para decirle que me arregla el mundo cada vez que me llama mi niña. Porque no soy yo esa mujer que ya murió hace tiempo y ahora se la llevan a encerrarla en vida. Porque pongo el ventilador y sonrío aún con las uñas indecentes y el pelo en una coleta.

Las 23.54h. No sé si me estoy deshumanizando. Pero voy a buscar ahora mismo a Fangoria en Spotify, y a bailar en el salón.

Y es que yo, ya estuve triste el sábado. Y hoy, no me sale.

Puedes seguir a @GraceKlimt en Twitter