¿Celos yo? – @Imposibleolvido

Olvido @Imposibleolvido, krakens y sirenas, Perspectivas

El cielo se tiñe de negro, se oscurecen las fachadas de las casas. Las sombras alargadas del suelo comienzan a difuminarse sobre las aceras.

Ordenadamente, una tras otra, comienzan a encenderse las farolas. Una mujer pasa junto a mí arrastrando tras ella a un pequeñín de no más de cuatro años, le va metiendo prisa y él intenta acelerar sus cortos pasitos a los de su ¿mamá?.

Se escucha una canción de los panchos a media voz, sale de alguno de los balcones de enfrente, la voz que la entona es profunda, rítmica,  a mis oídos suena triste, adecuada a mi estado de ánimo, suspiro.

«Reloj, no marques las horas…»

Acelero el paso, huyendo de aquella letanía de desdicha.

Doblo la esquina y empiezo a ver borroso por las lágrimas. De nuevo. Inesperadas y letales, con este bloqueo en la boca del estómago. Las quito con furia, con el dorso de la mano, me prohíbo mentalmente derramar ni una sola lágrima más.

Cuadro hombros, saco pecho y sigo, ya está cerca el parking donde dejé el coche.

Hoy cenas con ella, en tu casa, con tus hijos.

«-No te enceles, pequeña. Sabes que sólo voy a cenar por los críos. Y si me quedo a dormir, dormiré con ellos.»

El puñetazo en el estómago al recordar la de veces que me ha visitado mi ex con la excusa de mi hija, intentando meterse en mi cama. No, no debo pensar eso, ¡tú me quieres!.

Reconocer que hoy te has arreglado más de lo habitual, ¡te has echado perfume! No, no es tan raro… a veces lo usas.

Subir al coche, darme cuenta de lo cabreadísima que me siento, ¡tanto que me hace hasta gracia!. Sonrío.

Saco el móvil,  te busco en el WhatsApp y escribo:

¿Celosa yo?, no te flipes, dandy.

 

Visita el perfil de @Imposibleolvido