Animal – @GraceKlimt

GraceKlimt @GraceKlimt, krakens y sirenas, Perspectivas

Le han contado que sigues igual de guapo. Y que aún te brillan los ojos. Que no has cambiado nada desde aquel día en que os dijisteis hasta siempre. O hasta nunca. Cuando te regaló su odio más preciado envuelto en papel de seda para que no se te olvidase jamás. Y tú le obsequiaste con aquel recuerda siempre que yo te quise, que te llegué a amar. Cuánto daño escondido en un adiós. Cuánto dolor clavado en vuestras espaldas, como un puñal, en el sitio exacto donde es imposible llegar con las manos para arrancarlo. Confundisteis el verbo, y en lugar de echarlo, os hicisteis, polvo. Y perdisteis los dos, por no escuchar los gritos de vuestros cuerpos pidiéndoos mutuamente.

Idiota.

Le han contado que sigues haciendo turismo sexual de cama en cama. Que se te llenan las manos de otras caderas, los ojos de otros cuerpos, y la boca de otros labios. Que no te rindes. Y que aún crees en el amor. Pero cuando se quiere -cuando se quiere de verdad- otras caderas y otros cuerpos y otros labios no son capaces de cicatrizar los daños. Tal vez camuflarlos sí, curarlos no. Y tú lo sabes, y por eso, a escondidas, te sientes un poco perdedor. Pero tranquilo, nadie dirá nada, no se sabrá, así podrás seguir pareciendo indestructible.

Tonto.


Y es que lo vuestro era un poco así como el psicópata que guarda recuerdos de sus víctimas en una pequeña cajita nacarada; romántico, terrible, dulce, salvaje.

Brutal.


Le han contado que aún sangras y te lames las heridas y enseñas los dientes y ladras como un perro herido. Y a ella, eso, le ha parecido maravilloso.

Animal.

Puedes seguir a @GraceKlimt en Twitter