Ya te encontraré en cualquier canción – @Safronina0

Safronina0 @Safronina0, krakens y sirenas, Perspectivas

Hoy es uno de esos días en los que me siento muda, la maraña que se teje por dentro no me deja ordenar.

Hoy es uno de esos días en los que no me encuentro y revivo canciones en mi cabeza.

Un día alguien me dijo que me quería por qué era auténtica.

Hoy os dejo en las letras que dejaron unas manos sobre mi.

«Eres una tormenta de lágrimas cristalinas ávidas por amar.

La luz de dos lucernas que tristemente tintinean en la inmensidad de unos ojos cansados de llorar.

La lejana inocencia de una niña que quiso hacerse mujer demasiado pronto.

La penosa realidad de un reflejo en un espejo de alguien que jamás ha querido llegar a ser.

Eres la eterna sonrisa de cada nuevo amanecer en mi nueva vida.

Los ojos de una tigresa domesticada por otros.

El abrazo férreo de alguien que no me quiere perder.

Eres un bien preciado y lo sueño ansiado.

Eres la lluvia de marzo en un desierto de frío donde se vive un sempiterno invierno helado.

El calor de un sangriento atardecer donde la sombra de una hamaca se tornaba mi única compañía

La angustia de no saber como amarte sin tener que dejar de hacerlo.

El agua que arrase la sequía inmemorial de mis labios áridos de ardientes.

Eres el fantasma que habita entre las sábanas de una cama que jamás ha sabido amar, pero también la mortaja de una amante que en el camino se ha olvidado el besar.

Eres el sonido del amor, que en tu pecho retumba, al ritmo que marca tu corazón.

Eres la musa de vicios incontestables.

Eres el insomnio de todos los monstruos pero ya te encontraré en cualquier canción para que puedas domarlos.

Eres el brillo de una gota de agua atravesada por los rayos de luz.

Eres el desdoblamiento de esa luz en varias personalidades, a cada cual más intrigante y compleja.

Eres la misma chiquilla, que en una noche oscura y tenebrosa, se oculta bajo la ramas de un árbol en la parte del camino de una vida que no está dispuesta vivir.

Eres el temor al propio amor que retumbaba en tu pecho, cómo si un puntiagudo fragmento de ese espejo, roto por la tormenta de lágrimas cristalizadas de la lluvia de Marzo, fuese el domador silencioso de aquellos ojos de tigresa y te quisiese atravesar.

Eres angustia.

Eres soledad.

Eres, no una, si no la refracción de varias personas en una misma.

Eres un amor tan loco que jamás podré dejar de amar.

Eres, simplemente, Tú.»

Pléyades 2004.

 

Visita el perfil de @Safronina0