Una visión prometedora – @shivisc

shivisc @shivisc, krakens y sirenas, Perspectivas

El mundo es una composición de colores. Cálidos como una mañana naciendo a través de una ventana; y fríos como el adiós de alguien que nos dio la espalda en una tarde de lluvia.

Algunos colores refieren momentos. Momentos que pasan por el caleidoscopio de la memoria hasta llegar de forma permanente a los recuerdos.

Una vez soñé con una tarde gris y mi paraguas rosa. El sueño se quedó ahí, suspendido entre la confusión de haber despertado y la niebla que se lo fue llevando poco a poco. A veces sueño con tu risa blanca, sonora y transparente. Otras veces es color naranja neón sarcástica.

Tratas de aferrarte a los momentos breves porque sin pensarlo vamos coleccionando colores.

Los vamos guardando sin saber que es porque le damos sentido a todo cuando intentamos construir algo. Una visión que prevalezca y nos levante todos los días. Y sin saberlo, nos mantenga despiertos y a la vez, soñando.

Que no se pierdan los deseos efímeros de las veces que quisimos descubrir algo. Ensuciarnos las manos y sentir que la vida vale el gozo a pesar de cada lugar ordinario por el que pasamos a diario.

Aferrarnos, sin soltar y si es posible volar con nuestro sueño en las manos. Bailando bajo la lluvia, saltando como las veces que nos sabemos solitarios. Pintar todas las sonrisas, los momentos dulces y los triunfos que imaginamos esperando.

En días pasados, soñé con todos los matices de la sombra. Desde la profunda que te sigue a todas partes hasta la que te abraza cuando en las calles no aparece un techo en donde resguardarte.

Te imaginé mi sombra, solitaria y muda que me acompaña a todas partes. Mi fiel compañero de silencios largos y pensamientos ruidosos. La burbuja que me envuelve y también me rompe; y vi todos tus colores en tus mejillas de agua. Radiantes arco iris naciendo desde la comisura de tu sonrisa ancha. Colores dulces, tiernos y a la vez violentos, como los azules bailando con los grises en medio de una tormenta partiendo en dos el océano. Y vi tus verdes, tan profundos y oscuros como las hojas que van muriendo en el otoño. Como los recuerdos de mi último beso.

A veces, creo, que no soy más que una paleta de colores escurriendo dentro de un estuche cerrado. Almacenados con el tiempo y que al abrir mis ojos te veo.

Eres el final de mi túnel con un pincel en tus manos.

(Espero…)

 

Visita el perfil de @shivisc