Una mala película – @Safronina0

Safronina0 @Safronina0, krakens y sirenas, Perspectivas

Todo comienza como un día más, cuando en el despertador suena Lullaby de The Cure a las seis y media de la mañana y sus posteriores 10 minutitos más. Remoloneo y al final te incorporas, te pones las zapatillas y vas a la cocina a poner la cafetera, te lavas la cara y los dientes, te vistes semincosciente, te peinas, suena la cafetera y te vas a desayunar.

El café cargado y largo con un poco de leche fría y tres cucharadas de azúcar. Mientras con un ojo repasas los mensajes y notificaciones del móvil, y con el otro revisas tu agenda, para entrar en parada cardíaca momentánea al darte cuenta de que has olvidado una reunión que vas a tener que preparar en media hora.

Apuras el café y ya fumas el cigarro en el coche de camino al trabajo, en la radio dan los Sueños días y en tu cabeza ya van pasando las diapositivas de la presentación de las 8:30.

Llegas a la oficina y enciendes el ordenador, te están esperando cinco correos que decides posponer hasta haber acabado la presentación de las 14 diapositivas a todo color y poca letra y de un mínimo aceptable. Bien, te ha sobrado un minuto y medio y decides revisar el correo por si hay alguno urgente y a los cinco que dejaste aparcados se le han sumado siete y tres con la banderita roja, suena el teléfono, el Director técnico para comentarte que si vas que ellos ya están. Salvas la reunión entre sudores y gifs. Más café y más mails. Consigues tachar todas las tareas de la agenda entre llamadas de teléfono, y llegas a las diez a casa.

Decides darte un baño, fumate un porro y beberte un vino todo al mismo tiempo. Pero para tu sorpresa no hay agua caliente, pero que coño, te pones a calentar agua en cazuelas hasta que llenas la bañera.

Por fin se cierra el día, flotando en el agua caliente y entre un ribeiro bien frío.

Dejas calentando una pizza en el horno y te pones a buscar una película de esas de ver para entretenerte y no pensar, revisas las carpetas de tu ordenador y te paras en Superhéroes, Daredevil. Mientras un pequeño olor ha quemado va llegando a ti, abres corriendo el horno y sin pensarlo un segundo metes la mano para rescatar tu cena sin pensar en que el vapor que sale está lo suficientemente caliente como para provocarte quemaduras de segundo grado, tras haber metido la mano bajo agua fria y tenerla envuelta en hielo, decides rescatar unas sobras por la nevera y aunque desearías que te arrancaran la mano a mordiscos pones el ordenador.

Así que ya ves, un mal día, una mala cena, y una mala película.

Visita el perfil de @Safronina0