Una mala película – @_soloB

soloB @_soloB, krakens y sirenas, Perspectivas

Cállate corazón, que no me dejas escribir esta «mala película». Me llenas de miedo y no permites que pueda olvidar la pesadilla en la que vivo desde hace tiempo.

Déjame, o late conmigo, pero no se te ocurra impedirme contarlo. Me tiembla el pulso tan solo con pensar en el pasado, así que, imagina sentirlo…

Soy una cinéfila y, como tal, he visto películas que no me canso de ver y otras tan malas que he tenido que quitarlas porque no había quien se las tragase.

Ojalá poder hacer eso con las partes destructivas que nos toca vivir, ¿verdad? Pues no. Te jodes. Coges aire, tragas y te ahogas otra vez; así en puto bucle… la vida.

Porque, ¿quién quiere quedarse a vivir en una mala película? Y no me refiero a verla como espectador, que también es bazofia, sino a VIVIRLA.

Por suerte, desgracia, azar, o simplemente porque me toca, vivo en una película de miedo. Trágica, dura, de batallas internas, de «quiero y no puedo», de » no me sueltes que me caigo», de decisiones que me han llevado donde ahora estoy. Algunas, elegidas, otras, impuestas.

Yo ya no creo en nadie que pueda salvarme. O me salvo yo, o me hundo en el mar con esta vorágine que me está matando lentamente. Así que yo decido. Claro, qué fácil. Si no tuviera corazón, decidiría salvarme, volar, estrellarme, caer, volar de nuevo y que nada me haga estar a ras del suelo.

Pero claro, eso no puede ser, porque amo, siento, sufro, cometo errores, meto la pata cien veces y me enamoro a lo loco, sin anestesia, sin red. Quiero tiempo para vivir todo intensamente, la máxima exaltación de todas las sensaciones, para poder sentirme viva.

Y claro, sentirse viva conlleva consecuencias. Unas tan bonitas que no las cambio por nada del mundo y otras, tan demoledoras, que me destrozan las alas y no encuentro la forma de volver a coserlas.

Mi película tiene una banda sonora melancólica. Al fondo, suena «Creep» de Radiohead. No podía ser otra… Me ayuda a pintar precioso ese lugar que habita en el recuerdo pero, a la vez, me hace odiarme a mi misma revolcándome en él.

Sigo creyendo en los ojalás. Ya ves, soy una soñadora. Si no lo hiciera, estaría muerta. Pero, dentro de una mala película, es lo que me permite seguir viviendo y luchar por lo que anhelo.

Gracias corazón, has dejado por un momento tranquila a mi cabeza. Unos instantes para desear que, ojalá aún siendo una mala película, al menos tenga un final feliz.

Visita el perfil de @_soloB