Una brújula rota – @DeNegraTinta

DeNegraTinta @DeNegraTinta, krakens y sirenas, Perspectivas

Escribir por el simple hecho de vomitar lo que me hace daño, es lo que da inicio a este texto. No soy mujer de pocas palabras, y compartir con ustedes la imperiosa necesidad que me lleva a desangrarme (disculpen ustedes este trágico adjetivo) entre párrafos, es el único remedio que me queda para aliviar este intenso dolor.

He decidido escribirle por ser la única forma de tocar su ausente presencia; porque es tanto lo que en mí provoca que ahogarme en un mar de letras reconforta lo que no puedo gritar ni el más solemne de los silencios.

Con tantas cosas que confesar… cada día es más grande la agonía de no tenerlo cerca. Te pregunto a ti, porque finalmente eres el agraviado protagonista de este manojo de letras sueltas que ha vivido en el interior de mi corazón. A ti, que eres todas la mariposas que han alborotado mi tranquilidad. ¿Explícame cómo fue? Trato de recordar, y podría engañar a cada uno de ustedes, pero de mentiras no se respira, solo se inhala pestilencia. Mentir sería ignorar el momento preciso en el que todo comenzó (Bien dicen que recordar es volver a vivir). Tal vez eso explique el sudor que resbala de mis recuerdos haciendo cómplices a las manos que no dejan de describir tan delicioso suceso. Tus frases siempre llenas de ambivalencia e intrigante presencia, son causa y consecuencia de interminables noches de insomnio y despertares inundados de soledad. Eres de verbos conjugados en todos los tiempos, de ambiguo presente e incoherente futuro. Cambiante como el clima y el humor de una mujer en sus días hormonales. Pero si así me gustas, así te quiero, así te amo. Porque seguramente lo sabes. Te lo he dicho demasiadas veces con los ojos, con las manos; cuando amamos y cuando no. Vivimos un amor de amantes, de primeras y últimas consecuencias; de egoísmo y sin razón sembrando en un jardín sin riego. Hoy, después de escucharte y sentir tu risa, decidí sumergirte en esta declaración de amor. Una guerra interminable en todas sus extensiones. Haciéndote víctima y verdugo de todo principio y prejuicio; esperando tu rendición o mi muerte. Pero como siempre, tienes la palabra y yo una brújula rota.

 

Visita el perfil de @DeNegraTinta