Un nuevo comienzo – @Contradiction_

Contradiction @Contradiction_, krakens y sirenas, Perspectivas

‘¡Corre! ¡Llegamos tarde!’ Me gritaba mientras daba saltos de nube en nube. A veces podía resultar irritante ese tono de voz tan dulce. A mí me irritaba cuando no sabía a dónde quería que le siguiera y aún así, le seguía.
Sus historias eran realmente apasionantes, nunca consigo deducir si habla en primera persona porque las ha tenido que vivir todas o porque como dice él “si no lo sientes, no lo puedes entender’.

A estas alturas ya no sé con qué historia me sorprenderá hoy, pero debe ser importante si llegamos tarde.

Corrí detrás de él cuando por fin me dijo ‘hoy toca un nuevo comienzo’. Somos guardianes muy distintos, a mí me da pánico cuando mis humanos deciden mandarlo todo al traste y realizar cambios radicales en sus vidas, pero él lo disfruta, como un niño pequeño.

Cuando por fin llegamos me di cuenta que era su nube favorita. Me quedé paralizada, no podía creerlo. Él seguía muy contento y haciendo caso omiso a mi incredulidad, me pidió que me sentara. ¿De verdad es ella? ¿Un nuevo comienzo? No entiendo nada.

No estoy seguro de sí lo dije en voz alta o estaba tan confundido que no me salieron las palabras y por eso no obtuve respuesta.

Mientras nosotros contemplábamos la escena, el mundo de esa pobre chica se venía abajo. Ri estaba tan contento que incluso se le salían las lágrimas y yo estaba tan asustado que busqué su mano y no pude evitar preguntarle el por qué de su felicidad. Ella estaba destrozada, lo había perdido todo, ni siquiera podía moverse. Al coger su mano y preguntarle el por qué, dejó que momentáneamente sintiera lo que él sentía.

Quise soltar de inmediato su mano pero no me dejó. ‘Si no lo sientes, no puedes entenderlo’.

Al cabo de unos segundos entendí. Mezclado con un dolor tan punzante que cortaba la respiración aparecía por momentos la sensación de felicidad.

¿Cómo puede estar feliz? No lo entendía. Ri sintió mi desconcierto y cogió mi otra mano, dejándome sentirlo todo.

Esa chica había hecho del más absoluto infierno su vida. En el momento más doloroso de su vida sentía como el infierno la devoraba y a la vez sentía paz. La paz de palpar la posibilidad de salir de allí.

Empecé a llorar, impulsado por la mezcla de emociones que me transmitía. Era alegría, miedo y dolor. No sabía que los humanos podían sentir tantas cosas a la vez.

Sin ser consciente de ello, empecé a desear con todas mis fuerzas que se levantara del suelo, que jamás mirara atrás. Deseaba con todas mis fuerzas que cogiera todas esas oportunidades que se desplegaban ante ella y saliese del infierno.

Ri soltó mis manos y con voz tranquila me avisó: ‘ya sabes lo que siente, no te hacen falta mis manos. Tengo que ayudarla, no permitiré que vuelva allí’. Sequé mis lágrimas como pude y me aparté un poco, quería estar allí, pero sabía que no podía interrumpirle.

Pasaron horas para nosotros y meses enteros para los humanos cuando Ri por fin sentenció: ‘ya no me necesita, ya recuerda quién es’. Me miró fijamente y con gran ternura me secó las lágrimas.

Ahora entiendo porque se hace cargo él de las personas complicadas, tanto dolor es difícil de sobre llevar si no posees una gran ternura.

Antes de que pudiera preguntarle me contestó: ‘realmente no me necesitaba, pero me merecía. Sólo se le había olvidado quién era y qué podía ser por sí misma. Cuando los humanos infringen tanto dolor pueden conseguir que los otros humanos se olviden de que pueden vivir sin tener miedo. Le esperan muchas cosas buenas. Tiene fuerza y ganas.’ Me miró fijamente, sonriendo con orgullo. Antes de poder decir nada, volvió a contestarme: ‘yo no fui valiente, fue ella’.

Sin dejarme contestar dio media vuelta y empezó a dar saltos de felicidad de nube en nube. No le seguí, ésta vez me quedé mirando hacia aquella chica, sintiendo la paz que desprendía a cada paso que daba, admirando su capacidad de sentir y su fuerza.

Sabía que mi formación como guardián estaba completa, ahora entendía.

‘Si no lo sientes, no lo puedes entender’

 

Visita el perfil de @Contradiction_