Traiciones de mejor amigo – @netbookk

Ricardo García @Netbookk, krakens y sirenas, Perspectivas

—Ya está amaneciendo y pronto vendrán a por ti. Tranquilo no será mi limpiador favorito, por esta vez tan solo te van a llevar lejos, pero te aseguro que no va a ser un bonito viaje. ¿A qué suena bien Wagner aquí dentro…?

Ya sé que no me puedes contestar, he apretado bien la cinta americana antes de ponértela sobre la boca y la bolsa de plástico en la cabeza no ayuda mucho. Tranquilo, ya te he dicho que de esta vas a salir… pero no saldrás ileso, quiero que me recuerdes y sobre todo, quiero que no vuelvas y que lo cuentes, por si a alguno más de los de tu calaña se les ocurre acercarse por aquí. Pero alégrate. No pongas esa cara, ayer por la noche fue triunfal, hombre. No te quejes. Tuviste tu momento de gloria. Sonriendo y paseando tus plumas de pavo real coloreadas con esas acuarelas que tanto te gusta usar, entre todas las damas. Dejándote adorar. Tuviste tus quince minutos de gloria, ese instante rozando el poder… Al menos te llevarás ese recuerdo para cuando estés lejos, solo y abandonado por todos, como el perro que eres. La fama es lo que tiene. Es efímera y sutil. Tan pronto te iluminan los focos, como se apagan y todos aquellos que te adoraron o aquellas a quienes engañaste con tu verbo fácil y pretencioso, te abandonan a tu suerte. Cuanto rencor, ¿verdad?

Que mala es… te lo digo por experiencia. Por eso hace mucho que yo elegí la esquina de la barra menos iluminada para ver pasar la vida de aquellos ilusos que, como tú, creen que pueden engañar a la banca.

Desde la sombra pude ver tu truco. Es tentador, lo reconozco, ser el rey de picas entre las damas de rojos corazones rotos, pero hay cosas que no se deben tocar. Hay límites. Y tú, sin saber que desde las sombras las cámaras te estaban vigilando desde que entraste, ayer pasaste la frontera… Una dama de corazones confió en ti y tú la traicionaste con un color amañado. Así no se hacen las cosas querido amigo. Por eso, por usar mal las cartas que la vida reparte, por querer engañar al destino, por creerte más listo que nadie, ahora, estás aquí. Atado a una silla, sucio, maloliente, dolorido… Ahora ya sabes que debajo de los verdes tapetes donde se decide la suerte de los traidores tenemos este sótano especial para vosotros.

Mira, la llamada que esperaba. Ya están aquí, dentro de poco saldrás del sótano, así que no lo voy a hacer más largo. Pero antes debo decidir. Y esta vez, lo reconozco, se me está haciendo difícil la elección.

O te meto el sacacorchos en la rodilla derecha para dejarte inútil de esa pierna o te machaco el tobillo izquierdo para que nunca más andes bien y todos sepan la razón de esa cojera… Pero creo que eres afortunado. No soy capaz de decidir, así que haré las dos cosas para que una rata de alcantarilla como tú recuerde siempre que las traiciones se pagan caras. Ilusionista de las palabras, pintor de colorín trucado, recuerda que jugar con los corazones de algunas reinas, tiene sus riesgos. Y, a mí, no me gusta que me traicione mi mejor “amigo”…

Es inútil que chilles, nadie te va a escuchar esta vez. Además esta cabalgata de las Walkirias es mi parte preferida de la ópera… subamos el volumen…

 

Visita el perfil de @netbookk