Te descuidas y te roban el corazón – @igriega_eme

igriega_eme @igriega_eme, krakens y sirenas, Perspectivas

Lléname la vida de libros que el reloj de arena ha girado nuevamente y le ha dado vuelta al tiempo, hasta dejarte como pegatina en el cristal de la biblioteca.

Los ratones se asoman cautelosos tras el bajopiso de las tablas de madera con polillas furtivas del recuerdo de tu alegría. Hacen fila rumbo a la vitrina olvidada en busca de algunas migas, pero sólo hallan moronas de promesas haciendo caminito a la escalera.

Tras la ventana que da al poniente, deslucen los abandonados y amarillentos rosales, espinosos y faltos de flores por no escuchar más la música de tus pisadas al mármol y madera.

Las esquinas se han llenado de montañas y cerritos de pelusas formando ciudades llenas de tu ausencia.

El reflejo de todo lo que no hay, se destiñe oxidado en las tiras de metales del portón que te vio llegar y partir, que miraba complacido desde sus átomos de hierro, las inacabables persecuciones de ardillas moteadas y metiches, rateras de comida.

Así quedó todo, vacío de esos ojos cafés, felices y redondos que me miraban con sonrisas infinitas matizadas por el pelaje de zorro blanco.

Y es que te descuidas y te roban el corazón, y el rescatista se vuelve rescatado. Así es. Me alejaste de la indiferencia de mirar para otro lado. Te salvé y fuiste tú quien me dejó a salvo.

Mi adorada samoyedo que hoy brillas en el cielo, me robaste más que el corazón, todo mi espacio y tiempo.

Lléname la vida de listones y cascabeles, de crayones de seda y claveles, que aún persigo tus huellas por los tapetes.

 

Visita el perfil de @igriega_eme