Somos la resistencia – @distoppia

@distoppia @distoppia, krakens y sirenas, Perspectivas

¿Nunca habéis escrito un final feliz a un desconocido? Si miras bien, siempre hay una persona triste con la mirada perdida en el fondo del vagón. No importa el tren. Lo sé porque yo he visto cientos de ellas de camino a la universidad. Llevaba siempre (aún lo llevo) un cuaderno y un bolígrafo. Ellos nunca lo sabrán, pero les escribí a todos el final de su historia. La mujer del jersey azul que apretaba su bolso con angustia recibió …

Quien fue a Sevilla… – @mar_tulipan

Marta Delgado @mar_tulipan, krakens y sirenas, Perspectivas

Soy el tren más bonito que perdiste   Te escribo desde la distancia, ahora que ya no me dueles, ahora que ya no me tiemblan las piernas al pensar en tu reacción al leer mis palabras, ahora que ya, para mí, no eres nada más que un -no me atrevería a decir bonito- recuerdo con olor a pasado. Es gracioso, porque no sabes lo fácil que lo hubieses tenido conmigo si hubieses querido. Pero esa es la cuestión, que quizás nunca quisiste. …

Desierto – @quijotesancho78

Luis Reguero @quijotesancho78, krakens y sirenas, Perspectivas

A veces sueño así despacio, como canta Lucinda Williams en la primera temporada de True Detective. Eso pienso mientras espero el tren en Liverpool Street y observo a todos los viajeros que van y vienen, que se apresuran o se detienen antes de perderse entre la batahola del hormiguero. Junto a mí hay un hombre con mochila que se parece al filósofo Ludwig Wittgenstein. A veces me pongo a imaginar que Austerlitz, el personaje de Sebald, va a aparecer por …

Vértigo – @GraceKlimt

GraceKlimt @GraceKlimt, krakens y sirenas, Perspectivas

“Todo es frágil tu costumbre de amarme, mi fe, el silencio y la vida que duerme en un vagón de tren” Ismael Serrano 11 de marzo de 2016 Podría haberla escrito yo. De hecho, hay días en los que creo que mi alma salió de mi cuerpo en algún momento de aquella horrible locura, y se quedó para siempre a vivir entre las notas musicales esperando que alguien la rescatase y le diese forma de canción. ¿Cuántas veces puede escucharse …

Vértigo – @Patryms

Patryms @Patryms, krakens y sirenas, Perspectivas

“… Cuántas veces me saltaron las lágrimas, las lágrimas por ser más que un hombre, cuánto quise morir             o soñé con venderme al diablo, que nunca me escuchó.                                               Pero también la vida nos sujeta porque precisamente no es como la esperábamos.” (Jaime Gil de Biedma) Cinco y cuarenta y siete. Joder, …

No lo pienses – @Macon_inMotion

Macon_InMotion @Macon_InMotion, krakens y sirenas, Perspectivas

Un chaval de apenas treinta años salía a empujones de un bar. Las palabras del camarero resonaban fuertemente en su cabeza, como un mantra. Tenía que salir de allí, tenía que salir del garito a cualquier precio. No huía de nadie y hasta hacía treinta segundos del único que huía era de él mismo. La gente le miraba indignada pero se apartaba, con miedo a increparle. Tal era la decisión de su mirada. Unos pocos segundos más y estaba fuera. …

Un viaje cualquiera – @CarlosAymi

Carlos Aymí @CarlosAymi, krakens y sirenas, Perspectivas

El mono que se pasea por la estación como si fuese un rey, nos entretiene a la espera del tren que nos llevará de Udaipur a la esperada Agra. Serán doce horas de trayecto para tan solo cuatrocientos kilómetros, lo que da una ligera idea de lo que supone moverse por la India. Cuando llega nuestro tren, medianamente puntual, aceptamos su cochambre, la suciedad, y nos preparamos para el hacinamiento y la lentitud, como un viaje cualquiera de los que …

Un viaje cualquiera – @Mous_Tache

Mous_Tache @Mous_Tache, krakens y sirenas, Perspectivas

Finisterre… Llevo viajando día y medio y por fin he llegado a mi destino. Tiene gracia, porque nunca me importó la ubicación si la compartía contigo, porque el destino era el viaje de tu mano y no una posición geográfica determinada. Destino eran tus ojos y no un montón de piedras… Siempre quise ver el fin del mundo, dónde terminaba la tierra. No podía imaginar que en el confín de cualquier paraje conocido llegase a hacer tanto frío. Nunca fui …