Irreversible – @Safronina0

Safronina0 @Safronina0, krakens y sirenas, Perspectivas

Irreversible, como aquel segundo que compartimos y nunca fue nuestro. como aquella despedida en la que no me viste mirar atrás. Irreversible, como aquel latido de mi corazón dormido, entre miserias y cicatrices que aún despierta con tú voz. Irreversible, como las conexiones ocultas entre las notas de más de cien mil canciones que te arrastran a mi y me alejan de ti. Irreversible, como la decisión que no tomé, las cartas que no escribí, las noches que no te …

El segundo error – @tearsinrain_

Tearsinrain @tearsinrain_, krakens y sirenas, Perspectivas

Todavía conservo en la mejilla la sensación de frío, un círculo de temperatura menor que el resto de mi cara, al que imagino palpitando en azul pálido. En una ocasión, siendo todavía reciente, pasé los dedos y durante breves instantes las puntas perdieron el tacto, congeladas. Así, poco a poco, esa mancha de hielo producto de un beso con sabor a helado de despedida, ha ido formando parte de mí. Los curiosos, si se fijan, distinguen la ligera variación en …

El segundo error – @IstarCollado

IstarCollado krakens y sirenas, Perspectivas

Ya no me gusta mirarme al espejo porque odio lo que veo. Llevo más años contigo que sola, y ya no recuerdo quién soy. Hace 3 años, 7 meses y 13 días nuestra casa dejó de ser tuya durante casi 8 horas. Por un breve lapso de tiempo, pensé que tendría la oportunidad de reencontrarme conmigo misma, pero obviamente, no tuve tiempo. Estaba molesta contigo. Muy enfadada, en realidad. Porque llevaba media vida pidiéndote que pasases más tiempo conmigo, con …

El segundo error – @Macon_inMotion

Macon_InMotion @Macon_InMotion, krakens y sirenas, Perspectivas

Noviembre caminaba con paso firme y la temperatura en la playa a aquella hora de la tarde así lo atestiguaba. Dos personas, hombre y mujer, cogidos de la mano, miraban el mar. El agua rompía con fuerza la escarpada pared de roca, esculpida durante miles de años. Noviembre caminaba con paso firme, obsequiando al mundo su mortecina luz desprovista de cualquier saturación de color. La arena que pisaban era gris, tan gris como el mar al que miraban y el …