Al otro lado del teléfono – @PoetaImpostor

@PoetaImpostor @PoetaImpostor, krakens y sirenas, Perspectivas

Sábado en casa. No es un sábado cualquiera. Ya hace algún tiempo que quedarse en la habitación se ha convertido un ritual sagrado. Suena el teléfono e inmediatamente me tiembla el alma. Suena y mi corazón baila. Sé que siguen habiendo 6,889.40 kilómetros entre nosotros que he contado con precisión, remordimiento y algo de rencor inspirado por tanta distancia. Sé que mi cuerpo sigue igual de lejos que el primer día, pero sé también que mi espíritu se encuentra un …

Laberinto con salida – @Macon_inMotion

Macon_InMotion @Macon_InMotion, krakens y sirenas, Perspectivas

Las luces de las farolas y de los edificios adyacentes iluminaban la plaza, que bullía con la alegría y despreocupación característica del sábado noche. Una enorme pantalla situada encima de la fachada de unos cines pasaba comerciales y por todas partes se veía gente paseando y riendo. Al otro lado de la plaza, en un modesto teatro, una cola de gente esperaba su turno para entrar. En una pequeña entrada lateral, un tramoyista fumaba un cigarro. El joven, vestido con …

Sólo fachada – @Safronina0

Safronina0 @Safronina0, krakens y sirenas, Perspectivas

Fue un sabado extrañamente soleado y caluroso de Marzo el que lo conocí. Él tenía un poderoso don, al menos eso me gusta seguir pensando. Y es que con sus claros y cristalinos ojos azules es capaz de verte por dentro. Es capaz de a simple vista notar los pulsos de la sangre recorriendo tus venas. No importa lo floja y vaporosa que sea tu camisa e intentes esconder las pocas curvas de tu cuerpo, él las verá y estará …

Cosas del azar – @GraceKlimt

GraceKlimt @GraceKlimt, krakens y sirenas, Perspectivas

Lo que pasaba es que siempre era sábado juntos. Les daba igual el despertador, los semáforos en rojo, el ruido del tráfico fuera, el sonido del camión de la basura rompiendo amaneceres. Bajaban la persiana y no llegaba el día siguiente. -¿Y si te quedas hasta mañana?-. Y volvía a sonreírle, con esa sonrisa de cabrón que avisa del peligro, y ya no hacían falta más palabras. A la mierda el autobús. A la mierda la facultad. A la mierda …