La ecuación perfecta – @LaBernhardt

labernhardt @LaBernhardt, krakens y sirenas, Perspectivas

¿Sabes por qué me gusta acercarme a tu espalda y quedarme pegadita y hundir la nariz en ti? Pues mira, porque desde allí, desde mi rinconcito, veo la ecuación perfecta. Duermes y eres calma, como un número bonito, sin fracciones, sin tener que redondearlo. Y todo encaja. Encajamos hasta dormidos. Te escucho respirar y se mueve el mundo a tu ritmo. Por eso me gusta despertarme antes que tú, o dormirme después, porque me relaja saber que estás, escucharte dormir. ¿Ves …

La ecuación perfecta – @PabloRompe29

PabloBenigni1 @PabloRompe29, krakens y sirenas, Perspectivas

La cama donde descansas está hecha de matemáticas, el sitio donde evacuas tus desechos está hecho de sumas y restas, el sitio donde estés leyendo esto está hecho de ecuaciones, hasta el amor y el orgasmo son ciencia, aunque me gusta pensar que tienen algo de magia. Y para que tú me leas, han debido de suceder una serie de ecuaciones que de forma caótica y casual me han traído en orden hacía ti. La primera, tranquilos, no me iré …

La tormenta perfecta – @Mous_Tache

Mous_Tache @Mous_Tache, krakens y sirenas, Perspectivas

Caminaba por calles desconocidas de una ciudad que creía conocer y que ahora, con los últimos sonidos de bares bajando sus rejas para cerrar, se preparaba para ir a dormir. Se apartaba por instinto, más que por miedo, de las personas que iba encontrando en su errático paseo. Una pareja de borrachos discutiendo, otra, negociando entre gritos y risas los servicios que uno demandaba y la otra ponía precio, o un grupo de cuatro o cinco chavales que con descaro …

La tormenta perfecta – @AllOfMe39

allofme39 @AllOfMe39, krakens y sirenas, Perspectivas

Te atormentan los recuerdos sumidos en las profundidades de un alma inquieta. De un sistema nervioso más nervioso de lo habitual. Te inquieta todo el ruido interno como un grito multitudinario: ¡Despierta! ¡Hoy toca tormenta! Te levantas y vas medio dormido al espejo. Te aclaras la cara, te vistes y te peinas. Crees estar listo para enfrentarte al mundo y sales por la puerta con fuerza (de cuello para arriba) y miedo (de cuello para abajo). Te importa una mierda pasar bajo …