No morder la mano que te acariciaba – @DonCorleoneLaws

DonCorleoneLaws @DonCorleoneLaws, krakens y sirenas, Perspectivas Deja un comentario

La ingratitud es un defecto propio de la falta de educación del mundo en el que vivimos. Dicen los maestros (y estoy muy de acuerdo) que en la escuela se nos enseña, pero donde se nos educa es en casa. En casa es donde debemos aprender de nuestros mayores los valores que harán de nosotros personas de bien o simples pedazos de carne que respiran, y tal y como se ve diariamente el panorama, lamento tener que decir que el …

La mano que mueve el mundo – @GraceKlimt + @IAlterego84

GraceKlimt @GraceKlimt, @IAlterego84, krakens y sirenas, Perspectivas

En pleno orgasmo, un te quiero. Como un golpe de puño en la mesa, como un gancho directo a la mandíbula, como una patada en el estómago, como un puñal atravesando el músculo, como todas las verdades que matan apuntando directas a la sien. Miedo. Todo negro. El puto pánico aniquilando el rojo fuego de mis entrañas. Mariposas muertas convertidas en larvas devorándose entre ellas, y mi tripa su guarida. Y en mi cabeza la espiral desaparece, y sólo hay …

Pájaros en mano – @Mous_Tache

Mous_Tache @Mous_Tache, krakens y sirenas, Perspectivas

Soy los pájaros, los que vuelan. Soy los sueños y siéndolo, lo eres tú. Las olas rompen sobre una de las paredes verticales que enmarcan la pequeña cala en la que me encuentro contemplando cómo termina el día y el mar en el horizonte que ahora se tiñe de tonos anaranjados. Soy los sueños, los tuyos. Incansable, terco e idealista, aunque cada año parecías más cansado. Hubo un momento, al terminar mis estudios, en el que me sentí traicionado por …

Pájaros en mano – @_Marla_Sercob

_Marla_Sercob @_Marla_Sercob, krakens y sirenas, Perspectivas

Contigo siempre tuve frío a pesar de todo el calor que prometías. Frío, sí. Yo. Precisamente yo, que era una coleccionista de heridas.  Yo, que iba por la vida con los  labios cortados a menudo disfrazándolos  de sonrisa.  Yo, que ya no podía tener más frío porque realmente yo era el mismo frío. Y a pesar de las bajas temperaturas  volví a creer en las promesas de amor. En tus promesas. Sin darme cuenta de que desde el principio ya …