La piedra que te libra del pecado – @tearsinrain_

Tearsinrain @tearsinrain_, krakens y sirenas, Perspectivas

“Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.” Odio la Iglesia. No tendría que haber venido. Llevo el bolsillo jodidamente lleno de piedras, grandes y pequeñas, redondas y triangulares, finas y rugosas, de múltiples colores menos el azul porque no hay piedras azules, o no he visto ninguna. Pero estoy en la iglesia. Una iglesia fea, moderna, de obra vista y con una torre que sube de forma desproporcionada con el resto del edificio, frío, desentonando con el …

Asalvajados – @CarlosAymi

Carlos Aymí @CarlosAymi, krakens y sirenas, Perspectivas

Subo al púlpito. Don Tobías me mira desconfiado desde el altar. Observo a la feliz pareja, se tensan. Barro de golpe a los invitados de la iglesia y comienzo a decir: Mis queridos coños, pijas e indefinidos…”. Me gano el odio de todos, pero en especial el de ella, sonrío y me esfumo. Lo anterior es el plan, la realidad es bien distinta, mucho más cutre, como siempre. No atreverme a llevar a cabo lo que imagino se me da …

Padre, he pecado – @Macon_inMotion

Macon_InMotion @Macon_InMotion, krakens y sirenas, Perspectivas

Unos lustrosos zapatos resonaban sobre la piedra centenaria de la iglesia y el sonido reverberaba por la bóveda de la nave central. El paso pausado pero firme y decidido. El hombre, con un elegante traje azul oscuro, pasaba lentamente la mano por los bancos de los feligreses, ahora vacíos. Sintiendo la madera recia. Unas enormes vidrieras  reflejan sobre él sus colores, al caminar camino al altar, coronado por un imponente Cristo crucificado. Se pasó una mano por el pelo con …

Calla, canalla – @soy_tumusa

soy_tumusa @soy_tumusa, krakens y sirenas, Perspectivas

Aquella mañana se levantó casi a las seis y media, más pensativo que nunca, como sonámbulo, se puso su sudadera favorita, buscó algo en aquel cajón desordenado de su mesita de noche y se lo echó al bolsillo, se ató fuerte los cordones de sus Converse azul marino, una última mirada al espejo para comprobar que todo estaba en su sitio y salió caminando calle abajo, capucha puesta, manos en los bolsillos y mirada perdida. Caminó durante casi tres largas …