Eres raro, me gustas – @asier_triguero

Asier Triguero @asier_triguero, krakens y sirenas, Perspectivas

Hoy se cumple un año de mi torpe llegada a esta ciudad suturada por puentes en torno a la húmeda llaga del río Errobi. Aunque las vea a diario, las casas abigarradas del casco antiguo que parecen competir con sus vecinas por quién es la más vistosa, me siguen cautivando igual que la primera vez. Y qué decir de su gente guapa, fina y con aire sofisticado a la que tan bien le sienta ser europea. Son capaces de sentarse …

Eres raro, me gustas – @LaBernhardt

labernhardt @LaBernhardt, krakens y sirenas, Perspectivas

Marzo de 1.993. No recuerdo el día pero sí el mes; un marzo frío de morirse. También que era de noche y que llevabas un jersey de cuello vuelto, negro. Nos acordamos de las cosas más tontas en los días que nos marcarán la vida, aunque claro; no somos conscientes de que esos días serán importantes hasta que después de semanas o años nos damos cuenta de que, irremediablemente, ese día fue decisivo. El mío fue en marzo y en …

Me gustas por lo mucho que me ignoras – @PabloRompe29

PabloBenigni1 @PabloRompe29, krakens y sirenas, Perspectivas

No puedes forzarte a que te guste alguien, es tan inútil como intentar forzarte a escribir, nunca sale nada que valga la pena, solo mediocridad, la verdadera esencia de las cosas surge de la de lo inexplicable, de las cosas que van más allá de lo que nosotros entendemos de nosotros mismos, todos nuestros actos tienen un porqué, si nos enfadamos por algo sabemos en el fondo por qué es, si nos emocionamos por algo sabemos en el fondo de …

Me gustas por lo mucho que me ignoras – @Macon_inMotion

Macon_InMotion @Macon_InMotion, krakens y sirenas, Perspectivas

Los pasos remolones indicaban que a aquel chico no le gustaba salir por la noche a tirar la basura. Con enorme desgana, pisó la palanca que accionaba la tapa del contenedor y depositó dos bolsas llenas de basura, recibiendo a cambio una bofetada en forma de mal olor en plena cara. Estaba dando media vuelta para volver a casa cuando una gata pasó a su lado, en dirección opuesta. El chico se giró para observarla alejarse. Caminaba con esa gracia …