¿Cómo arreglamos esto? – @_Marla_Sercob

_Marla_Sercob @_Marla_Sercob, krakens y sirenas, Perspectivas

Tardé más de lo que esperaba pero aquí estoy, aunque no sepa cuál de todos los cables pelados es el que debo cortar para hacerte saltar por los aires. Qué duro resulta dejar de quererte a base de amputar sin precisión quirúrgica tantos nudos en mi garganta. Y te juro, que he conjugado todos los tiempo verbales para olvidarte porque contigo, vivir siempre es pegar un acelerón hacia la muerte. Es verdad, cuánta razón tienes cada vez que dices que …

El ruido y la furia – @Patryms

Patryms @Patryms, krakens y sirenas, Perspectivas

Vivir es como avanzar por un museo: es luego cuando empiezas a entender lo que has visto. (Audrey Hepburn)   Que aparezcas es como pasar de la parte más desinhibida de la fiesta al quinto zumbido de cabeza en plena resaca. Ni si quiera sacas la mano del bolsillo para tirar la piedra. La sitúas justo en mitad de un puntapié, y después soy yo la torpe que por no ir por la acera acaba besando el suelo tras el …

Mi atención es prestada – @igriega_eme

igriega_eme @igriega_eme, krakens y sirenas, Perspectivas

Te lo dije suavecito, en aquel avión de papel que solté desde la terraza del vigésimo piso en la torre Alfa. Lo vi planear dibujando olas en las corrientes de aire que se formaban entre los trazos rectilíneos de las altas estructuras de metal y concreto del distrito financiero. Era la hora dorada y el sol con caprichosas pinceladas llenaba de fuego rojizo los cristales, convirtiendo en ceniza las notas musicales que meses antes me regalabas. Con los ojos irritados …

Borrar lo que escribimos – @_ej_es

Erica Jade @_ej_es, krakens y sirenas, Perspectivas

El folio parece bailar al ritmo del temblor de mis manos. Los ojos siguen brillantes por la emoción. Hace una semana que estoy de vuelta, en casa, y acaba de llegarme la carta. Tengo clavada en la memoria su sonrisa y mirada tierna, con el flequillo casi tapándole un ojo, de esa manera descuidada en que le gusta llevarlo. Estábamos en la cocina esa última mañana, con el desayuno por testigo y casi sin tocar; acariciaba mis manos distraídamente, como …