Dios salve a la reina – @Netbookk

Ricardo García @Netbookk, krakens y sirenas, Perspectivas

Un poco más. Tan sólo unos centímetros, porque me duele. El tamaño de su miembro es excesivo, como todo en él. Intento mover mis caderas de forma acompasada a sus brutales embestidas, dejando que mi sexo se vaya acostumbrando lentamente al enorme tamaño del suyo. La habitación huele a la guarida de una bestia, una extraña mezcla de sudor y almizcle… Consigo que entre otro poco más, debo dejar entrar su miembro hasta el fondo, es la ley, tiene que …