Mi atención es prestada – @igriega_eme

igriega_eme @igriega_eme, krakens y sirenas, Perspectivas

Te lo dije suavecito, en aquel avión de papel que solté desde la terraza del vigésimo piso en la torre Alfa. Lo vi planear dibujando olas en las corrientes de aire que se formaban entre los trazos rectilíneos de las altas estructuras de metal y concreto del distrito financiero. Era la hora dorada y el sol con caprichosas pinceladas llenaba de fuego rojizo los cristales, convirtiendo en ceniza las notas musicales que meses antes me regalabas. Con los ojos irritados …

Mi atención es prestada – @reinaamora + @MikiMausser

Reinamora @reinaamora, krakens y sirenas, Perspectivas

[ Escrito a dos manos y la mente calenturienta con @MikiMausser siempre es un placer además de un reto. ] Trata de un hombre convencional con una vida convencional y unos deseos, a priori, de lo más normal, y, de repente, entra en su vida una mujer que rompe todas las reglas establecidas de su convencional existencia. Según nos íbamos conociendo, se fue dando cuenta de que existe gente que vive su sexualidad de una forma natural y diferente, al …

Presta atención – @soy_tumusa

soy_tumusa @soy_tumusa, krakens y sirenas, Perspectivas

Solo dos cafés me hicieron falta para saber que quería perderme en el negro de sus ojos el resto de mis días. Nuestras miradas se cruzaron por primera vez una tarde de verano, entre el tumulto de la gente de la calle, de risas y cervezas conversando con amigos. Una mirada de esas que te desnudan y te hacen brillar por encima del resto de la gente. No tardé mucho en acostumbrarme a ella y la buscaba en cada encuentro, …

Presta atención – @reinaamora

Reinamora @reinaamora, krakens y sirenas, Perspectivas

No debería. Toda mi vida ha estado condicionada. Normas morales, restricciones, dinero, relaciones, incluso la religión en una época que apenas recuerdo. Puede que alguna vez fuera niña, pero nunca lo he tenido claro. Tampoco voy a extenderme en todas las decisiones que he sufrido, tomadas por mí o en mi lugar. Con el tiempo he aprendido a llorar sin molestar, pero también, a dejarme engañar por duendes y demonios que me invitaban a soñar. Dulces mentiras para conciliar el …