Arañazos de antaño – @sor_furcia

Sor Furcia @Sor_furcia, krakens y sirenas, Perspectivas

Come. Da igual el motivo, no importa si no tienes hambre. Come. ¿Estás triste? Este helado seguro que te alegra. ¿Has tenido un buen día? Te mereces un premio, un premio con forma de pastelito. No un orgasmo, ni un masaje, ni una sesión de cine y risas. No. Comida. La comida nos hace compañía cuando la necesitamos. Las personas no. Por eso a veces nos sentimos solas. Y ¿quién está para acompañarnos en nuestra soledad? Esa bolsa de patatas, …

Arañazos de antaño – @DonCorleoneLaws

DonCorleoneLaws @DonCorleoneLaws, krakens y sirenas, Perspectivas

Tú lo ignoras, pero ellos están ahí, ocultos. Cada vez que la vida te da un revés, regresan como los espíritus de lo oscuro: como aquellos que no han sabido transitar hacia la otra dimensión y se encuentran perdidos en un infortunio de mundo que ni entienden ni conocen. Son los olvidados por la belleza. Cuando se inicia algo nuevo y hermoso, ellos aparentan diluirse entre la bruma de esa memoria selectiva que tanto nos ayuda a tirar del carro …

Arañazos de antaño – @Contradiction_

Contradiction @Contradiction_, krakens y sirenas, Perspectivas

Todo saldrá bien, pero no como tú querías. Saldrá bien, como eufemismo de sobrevivir. Arañazos de antaño, alegoría de todo aquello que salió perfectamente mal. Mal, sinónimo de perder la batalla, la guerra y las ganas de seguir intentándolo. La tregua llegará, de nuevo, para hacerte creer que quizá esta vez sí. Esta vez si mereces la pena, el esfuerzo y el amor, pero no. O quizá si. Nunca se sabe. La tregua vendrá. Llegará. Te susurrará al oído, cantando mientras …

No es por ti – @AdrianMoraless

AdrianMorales @AdrianMoraless, krakens y sirenas, Perspectivas

Todavía llevo puestas tus heridas de guerra. Nunca me las quito, por si alguna vez se me olvida que no quiero cruzarme contigo. De hecho, todavía cicatrizan. Así que me agarro al dicho; el tiempo locura todo, incluso los arañazos más profundos. Incluso los besos más superficiales. Llueve. Hoy llueves. Yo también lluevo, pero tengo mis razones. Dejé el capote en casa, y las penas en el paragüero. Tenías las palabras correctas en el bolsillo derecho, y las mentiras en …