De alguien hay que morir – @LaBernhardt

labernhardt @LaBernhardt, krakens y sirenas, Perspectivas Deja un comentario

La verdad es que yo no morí de nadie, más bien a mí me volvió a matar un chupetón en el cuello de mi chico. Verán, les explico. Hacía casi 5 años de mi primera muerte y recién la andaba superando cuando sucedió que volví a morir por culpa del mismo capullo. Pasar una muerte ya lleva su tiempo pero levantarte de tu propia tumba requiere mucha vida y yo, amigos, la gasté casi toda. Poquita me quedaba y mal …

De alguien hay que morir – @AdrianMoraless

AdrianMorales @AdrianMoraless, krakens y sirenas, Perspectivas Deja un comentario

Tengo un hueco en el corazón por el que se escapan personas y una curita de colores para taponarlo, un espacio en mi cama con tu nombre y dos hoyuelos en mi sonrisa provocados por la tuya. Una ventana media abierta por donde nos veo volver y otro en el espejo por donde me veo esperando lo peor. Capítulos de una serie de los ’90 en el techo de mi cuarto, un montón de platos rotos que he pagado sin dinero y una suela de …

De alguien hay que morir – @stay_unbroken20

Vicky Grande @stay_unbroken20, krakens y sirenas, Perspectivas Deja un comentario

Nos atamos a personas pensando que sin ellas nuestra vida no tendría sentido. Como si cada latido de nuestro corazón dependiera de que alguien le diera cuerda a lo que nos mantiene con vida. Como si nuestro oxígeno fuera el aliento de otro. Como si nuestra vida, nuestro mundo, tuviera que girar alrededor de esa persona. Esa que se supone que llega y lo cambia todo, la que desmonta tu vida y la pone patas arriba, la que te revoluciona …

Lo que mueve el mundo – @soloparatuitear

Zarathustra Callao @soloparatuitear, krakens y sirenas, Perspectivas

Me he parado a pensar en esta pregunta y me han ido viniendo a la cabeza por este orden las siguientes respuestas: dinero, amor, poder, pasión, ideas. Finalmente, la ilusión. Me quedo con ésta. He vuelto a atacar la pregunta desde la coherencia que aporta la simplicidad y me he visto hace muchos años, en el recreo en parvulitos. Se llamaba María. Bajita, media melena de pelo negro, muy borde, preciosa. Hacíamos rodar con nuestras manos neumáticos pintados de colores, …