Adivina mi nombre – @distoppia

@distoppia @distoppia, krakens y sirenas, Perspectivas

Cuando Ana despertó, tuvo la sensación de haber olvidado parte de sí misma dentro del sueño. Eran las siete de la mañana de un abril con martes y la niebla cubría la ciudad. Abrió la ventana y de forma sutil pequeñas formaciones casi etéreas y descoloridas empezaron a inundar la habitación, mientras Ana, ajena a todo, buscaba debajo de la cama la zapatilla que le faltaba. La niebla la siguió por el pasillo hasta la cocina y fue acumulándose en …

La imprudencia del destino – @JokersMayCry

JokersMayCry @JokersMayCry, krakens y sirenas, Perspectivas

Aún no recuerdo cómo me había logrado convencer. ¿Tal vez chantajeándome con sexo? Quizá me hubiera drogado y de ahí el motivo por el que no recordaba nada. Un día mi novia en mitad de la comida, no en una comida pornográfica, me refiero a ese tipo de necesidades básicas. Creo que me estoy explicando aún peor, a esas comidas en las que acabas fregando, mi novia me dijo con la boca llena (en serio, espero haberme explicado bien): —Quiero …

Adivina la película – @JokersMayCry

JokersMayCry @JokersMayCry, krakens y sirenas, Perspectivas

[ Escrito con @Moab__ ] El otro día vi una película, no recuerdo cómo se llamaba, pero creo que la vi contigo mientras lloraba a oscuras frente a los relámpagos de las proyecciones en un sofá de desgastados colores y cojines maltratados por los insomnios. Por eso lloraba, se me había metido una imagen en el ojo y mi lacrimal intentaba escupirla mientras mi sombra se alargaba por las paredes, cristales cayendo por mi mirada, haciendo camino para la siguiente …

Adivina la película – @martasebastian

Marta Sebastián @martasebastian, krakens y sirenas, Perspectivas

Sentada en una butaca. Coca-cola en una mano. Un cubo gigante de palomitas en la otra… Y delante suya una pantalla enorme, con un viejo y rojo telón, como en los cines de su infancia, cuando la expresión “se levanta el telón” de aquellas clásicas adivinanzas, tenían sentido. Nadie más en la sala. Ni siquiera había más sillas. Nada. Sólo ella, la coca-cola, las palomitas y esa pantalla gigante. Sí. Era como ella siempre se había imaginado. Quizás fuera casualidad. …