Sin red – @GraceKlimt

GraceKlimt @GraceKlimt, krakens y sirenas, Perspectivas

Miedos tengo a puñados.
Tantos y tan diferentes que hace tiempo que perdí la cuenta de todos y se me quitaron las ganas de ordenarlos de mayor a menor, o por orden alfabético o colores. Los amontoné y cuando no tengo ganas de sacar mi lado fuerte, me enredo en ellos y ahí paso las horas.

Monstruos también tengo unos cuantos.
De esos que viven debajo de la cama y por las noches alargan la mano y me agarran la mía si no me he acordado de taparme bien tapada con las sábanas. Y de un tirón me arrancan del sueño y me desvelan y ahí estoy, sin poder dormir.

Luego están mis fantasmas.
Esos que me rondan en las sombras y que siempre se visten con lo mismo, para asustarme cuando menos me lo espero, cuando creo que ya me he olvidado. Suelen aparecer cuando llevo días sin enredarme en mis miedos y sin trasnochar con mis monstruos. Para recordarme que siguen ahí. Que no perdonan.

Lo que también tengo son muchos puntos débiles.
Tantos como miedos y monstruos y fantasmas. Inseguridades, lo llaman unos. Debilidad, lo llaman otros. Carencias, también. Yo qué sé. Solo sé que a veces me siento tan poca cosa que casi desaparezco.

Y todo esto es una mierda muy grande.

Además tengo muy mala hostia. Ladro. Casi muerdo. Solo casi, porque perro que ladra nunca muerde. Me pinto las uñas y los labios rojos. Grito a destiempo y me callo lo importante. Soy un poquito cínica, o irónica, o sarcástica, lo que gustéis, mal hablada y bastante borde, bocazas y algo insoportable, me gusta naufragar en el dolor, caerme y levantarme y volverme a caer y tropezar siempre con la misma piedra, llorar hasta quedarme seca y vacía y luego golpearme con la cabeza en la pared.

Sueno tremendamente dramática.

Son mis escudos.

Los que uso a diario para intentar proteger a la niña asustada que a veces habita en mí.
Los limpio y saco brillo cada mañana, y salgo a la calle con ellos relucientes, con la cabeza muy muy muy alta y la coleta muy muy muy apretada y el culo muy muy muy bien puesto y las ganas muy muy muy despiertas y la sonrisa muy muy muy grande y los ojos muy muy muy altos en el cielo.

Y entonces alguien viene y me toca, y a tomar por culo armadura.

Y bueno, los abrazos, ahí me rompo. Y no quiero pegamento, ni nada.

Que yo he venido al mundo a jugarme todo.
A darme entera.
A saltar sin red.

Así que dejadme así, a cachitos, bah.

Visita el perfil de @GraceKlimt