Sin papeles – @DonCorleoneLaws

DonCorleoneLaws @DonCorleoneLaws, krakens y sirenas, Perspectivas

Reír hasta que nos duela la barriga.

Pasear cogidos de la mano por cualquier sitio y a cualquier hora.

Tardes de playa y noches de cine de verano oliendo a jazmines bajo la luz de la luna.

Cumpleaños ruidosos llenos de niños, amigos y regalos.

Mañanas de ibuprofeno compartido y café recién hecho.

Domingos de almuerzos improvisados de los que nunca te arrepientes.

Días de lluvia enroscados bajo una manta viendo películas clásicas.

Compañía para cuando tengas pena y oídos para tus necesidades.

Mediodías cocinando juntos entre vino y caricias.

Excursiones a “nosedónde” y con “nosequién”.

Escuchar música juntos para alejar los miedos.

Baños de sal y de sol.

Un sexo tan bueno que no sepamos ni queramos diferenciarlo del amor.

Siestas desnudas en semipenumbra.

Miles de fotos absurdas y divertidas de las que luego no se miran nunca.

Compras navideñas con una lista para no olvidarnos de nadie querido.

Un “buenas noches, cariño” antes de cerrar los ojos.

Un “buenos días, mi vida” al despertar.

Largas veladas de cena y copas con nuestra gente.

Tu espacio y el mío, y un amplio sitio para el nuestro.

Mirar las tormentas abrazados junto a la ventana.

Dos cascos siempre en mi moto, por si acaso.

Mis ojos ensimismados observándote cuando sales distraída de la ducha.

Largas conversaciones sobre cualquier cosa que se tercie.

Maldecir la falta de aparcamiento y meternos mano mientras se queda uno libre.

Llevarte apretada contra el brazo para que nos tape un paraguas.

Oler tu pelo enredado en mi cuello después de habernos perdonado tonterías.

Ser tan tuyo que yo ya no sea sin ti.

Aprender a respetarnos con nuestros tiempos, nuestras rarezas y nuestras obsesiones.

Hacer deporte para acabar bebiendo en una soleada terraza.

Tener pequeños detalles tan sencillos como inesperados.

Un abrazo grande de “ven aquí conmigo” cuando algo te salte las lágrimas.

Transmitirnos la emoción de aquello que nos fascina.

Apasionados partidos de fútbol echándole la culpa al árbitro.

Minutos de silencio observando un óleo sobrecogedor en un museo.

Recoger hojas juntos para las manualidades del colegio.

Largas reuniones familiares escuchando historias de cuando éramos pequeños.

Y besos… muchos besos, porque los besos transmiten la esencia del alma y llenan la vida de alegría y sensibilidad, de cariño, calor y sensualidad. Besos porque besarse nos hacen mejores.

Te lo ofrezco. Sólo eso y todo eso…

Ya tuve la oportunidad de hacer de mi vida algo tradicional que no funcionaba, y ahora sólo quiero ser feliz de forma sencilla. Para eso sólo hacemos falta tú, yo, y poco más. Sólo hace falta querer. Así que, si deseas ser mi “tú” y quieres que sea tu “yo”, acércate, bésame y empecemos a construir un “nosotros” sin papeles.

 

Visita el perfil de @DonCorleoneLaws