Sentarme a ver qué pasa – @IstarCollado

IstarCollado @IstarCollado, krakens y sirenas, Perspectivas

Nunca se me dio demasiado bien dejar que nadie decidiera por mí. Ni siquiera el destino, o como quieras llamarlo. La suerte existe, también las casualidades. Pero no son determinantes.

No creo en el destino, no creo en las casualidades, ni creo en la suerte. Creo en mí. En mí, en ti, en todos los que nos rodean.

Me he ganado a pulso hasta el último céntimo que hay en mi cuenta bancaria. Nadie me ha regalado mi puesto de trabajo, ni la casa en la que vivo, ni el coche con el que me desplazo. Nada de eso lo conseguí en una tómbola. No fue suerte ni casualidad, fue esfuerzo.

¿El amor? No se alimenta solo. El amor lo regamos cada día, con sus actos, con los míos. La rutina, el cansancio, los malentendidos, los problemas… Todo eso se combate con ternura, paciencia, cariño, pasión, comprensión, respeto, admiración, tolerancia… Pero el amor no se hace solo, no te engañes.

Alguna vez no me ha gustado lo que he visto cuando me he puesto delante del espejo, pero no he cerrado los ojos; los he abierto más. Y he luchado, y lucharé, por volver a ser quien era cada vez que me he perdido.

Si me caigo, o si me tiran, me levanto, y jamás empujaré a nadie que me encuentre en el camino. Pero con quien me empuje, jamás me volveré a cruzar.

Una vez, me aseguraron que todo estaba perdido, pero no les creí, y me dejé la piel por quitarles la razón, y se la quité, y aquí sigo.

No sé tú, pero yo siento que mi vida es mía, y que en ella, nadie tiene nada que decir ni opinar a excepción de mí. Así que cuando me dices que no me tome todo tan en serio, que me relaje, que deje algo al azar, te tengo que decir: Perdona, pero no. Nunca me quedaré sentada a ver qué pasa. Quédate tú si quieres, y me verás pasar a mí.

 

Visita el perfil de @IstarCollado