Sal y pimienta – @relojbarro

relojbarro @relojbarro, krakens y sirenas, Perspectivas

Llevo una semana de perros, sábado ya y parece que fuera martes, encima la sensación esa de que no he hecho nada en toda la semana. Me hubiera quedado en la cama, sin despertador, hasta el lunes, pero no, tengo repaso de inglés y al no tener coche ni quien que me lleve, cógete encima el bus porque hay huelga de Metro.

Me coloco al final del bus, va a petar de gente. Voy justo de tiempo; quería intentar salir de inglés rápido para volver andando, pero me parece que voy a llegar a tarde si no espabila el conductor.
Hay mucho tráfico, la huelga imagino, lo que faltaba. A ver cuándo me puedo sacar el carnet de moto y cojo la de mi hermano, que no la usa. Va muy lento esto, no voy a llegar a tiempo.

Decididamente, no llego, me voy a bajar y voy a volver andando a casa, así puedo pasar por la consulta de la psicóloga para cambiar la hora del jueves que no pude ir, después paso por el conservatorio que con las prisas ayer me dejé la mochila del gimnasio. No sé porqué sigo yendo a piano, no me gusta, pero a mi padre le encanta la música clásica, y como nunca pudo aprender a tocar quiere que vaya yo, o eso dice mi madre, claro que si fuera por ella yo habría aprendido danza, casi mejor piano vaya, que los amigos aún se parten cuando lo cuento.

El cumple de esta tarde no me apetece, pero viene Daniela creo, me gusta esa niña. Vino a verme un día mientras jugaba a fútbol, su hermano juega en mi equipo. Espero que venga con su hermano.

Voy a cruzar un parque para ir más rápido. Venía aquí de pequeño, echo de menos jugar con mis amigos, como esos niños que veo ahora mismo, jugando en el parque, en el castillo, en los columpios…me dan ganas de ir y tirarme en la tierra con un par de niños, hacer dibujos en la arena con los dedos, sin los márgenes de un folio y pasar de todo, pero no me daría tiempo, tengo que comer en casa que vienen amigos y luego tenemos el cumple. Tengo que repasar antes de que lleguen las cuentas del trabajo de ayer, que no me cuadra nada y el lunes tengo que presentar los números bien sí o sí, pero…me apetece olvidarme de todo aunque sean unos minutos, ser como un niño pequeño más en el parque, mancharme los pantalones, las manos, porque todo no puede ser obligaciones, me niego, si no juego ahora, ¿cuándo lo voy a hacer? ¿Cuando sea viejo que me duela todo? Sal y pimienta decía mi abuelo, o una de cal y una de arena, que nunca he sabido cuál es la buena, pero a mí me parece que algo me estoy perdiendo con tanta responsabilidad, además, estos niños no tendrán más de cinco años y parecen más felices con solo sentarse.

Voy a enviarle un mensaje a mi madre para decirle que no voy a comer, que me quedo en el parque, jugando, que la semana que viene quiero un día libre al menos y que el cumpleaños de hoy lo cancele, total solo cumplo diez años, ya haré una fiesta el año que viene.

 

Visita el perfil de @relojbarro