Repartiendo magia – @igriega_eme

igriega_eme @igriega_eme, krakens y sirenas, Perspectivas

Que bien disimula eso de ir repartiendo magia, bajo la sonrisa encubierta con la que suele cruzar la misma puerta automática pasadas las seis.

Hay rostros repetidos, otros nuevos o desconocidos.

La costumbre y la rutina van de lo general a lo particular, las personas apegadas a rutinas, las siguen tanto en lo simple como en lo complejo y los trayectos en el medio de transporte, cualquiera que este sea, no son para nada la excepción.

Los puntuales entran a la misma hora y ocupan, si se puede, el mismo lugar, toman la misma posición y su actividad se repite como en un film, idéntica al día anterior.

Solía llevar algo para leer, sin embargo desde mitad del mes, he resuelto dejar el marcador en la misma página y cambiar las líneas del texto por otras divinamente trazadas sobre el perfil casi perfecto, del que cruza la puerta pasadas las seis.  Y me parece que casi, porque en el camino de esas líneas, me tropiezo con una barba corta pero tan oscura como los pensamientos que extrañamente en mí provoca.

¡Pero si no me gustan las barbas! me repito volviendo enseguida a mi lectura, como para excusarme conmigo de los alcances de tal imaginación tempranera.
El avance en la lectura es nulo. No leo.

Esta observación ha durado dos semanas. Aún no se ha encontrado su mirada con la mía.

Misma gente, misma rutina.

Él contempla el mundo infinito allá afuera, en tanto yo me pierdo en el invento de mundo que sueño llevará dentro.

A las siete menos diez, desciende el repartidor de magia por la puerta frontal, avanza, se va, así, sin saber que sin querer me distrae, me abstrae.

Diferente magia, misma rutina.

Visita el perfil de @igriega_eme