Piezas que no terminan de encajar – @carolineberl

Caroline @carolineberl, krakens y sirenas, Perspectivas

Tembló, y nos movió todo el desastre que llevamos por dentro.

Llevar angustia en la mirada ya no es un peso, es esperanza. Un país haciéndome nudo la garganta y piezas que no terminan de encajar en aquel edificio.

Nunca un árbol había servido tanto de refugio, nunca un país se consideró de bronce; por su pueblo, por su naturaleza, por su fuerza. Hasta que aprendimos a inventar eslabones con las manos y sillas con las piernas.

Hasta que gritamos vida con los puños cerrados. Aprendimos a perder el miedo desde que nos cuidamos unos a los otros.

Aprendimos gracias a un número: 7.1.

— ¿Qué puede ser más fuerte?

— Nada.

Ese es el prólogo de México, mi país, mi hogar.

 

Visita el perfil de @carolineberl