Peón, alfil y reina – @DeNegraTinta

DeNegraTinta @DeNegraTinta, krakens y sirenas, Perspectivas

Triada de un juego que no perdona la sin razón, una batalla simulada sobre sesenta y cuatro escaques. Tan parecido a los trescientos sesenta y cinco días sobre mis últimos años vividos. Una metáfora iniciada como siempre por el peón que solo sueña en llegar a la octava fila para poder coronarse, concluido una y otra vez con la derrota de una reina siempre sujeta a los ataques, cambiada por la dama adversaria sin sacrificio alguno.

Dejé el corazón en cada una de mis últimas palabras para escucharlo caer después de romperse en todos los pedazos que lo quisieron.

Han pasado nueve meses desde su último mensaje, tal vez deba decir mi último mensaje, después de él todo fue silencio. Nunca hubo una respuesta, un despedida, un último beso o una ultima noche que compartir. «Hoy todo me dueles» murmullo para no ser escuchada mas que por la soledad que me acompaña ésta tarde. Inmersa en la música me transporto a los diferentes escenarios que viví en su compañía. Lloro a ratos, muy breves, más me gana la sonrisa provocada por el recuerdo de haber sido ocasionalmente reflejo en sus ojos, suave caricia al tacto de la ternura en sus manos, humedad en la frescura de su boca.

Nunca pude hacer de nuestras horas más de lo que eran, sesenta minutos de amor en todas sus formas. Siempre rendida ante sus encantos y voluntad, como la dama vulnerable que observa al alfil avanzar sobre la diagonal monocromática de un tablero, siempre en la misma dirección, hacia adelante. Para él nunca hubo marcha atrás, solo capturó para después dar por terminada la partida bajo el jaque silencioso de sus reglas. Aquí no hay nada más que querer, todo ha sido calculado como parte de una estrategia en la que los sentimientos no están permitidos. Un momento de esparcimiento, una distracción de la rutina, un juego.

Así fuimos como una partida de ajedrez, un pasatiempo entre dos personas que por azar del destino se convirtieron sin darse cuenta en piezas móviles del tiempo que no deja de retroceder en mis palabras cada vez que lo pienso.

Visita el perfil de @DeNegraTinta