Peligro – @_vybra

Vybra @_vybra, krakens y sirenas, Perspectivas

Soy adicta a la delicadeza de los dedos que saben escribir en el alma, sin tinta, dibujando sueños donde solo quedan ruinas.
A la de la amabilidad de la noche con el día, siempre renunciando a su sitio, cediendo la magia al alba y a la vida.
A la del mago que juega con los sueños apilándolos en la librería, mimándolos, sin dar uno por perdido, sin olvidar las pesadillas.

A la del artista relojero cuadrando las agujas en un baile eterno, que jamás cederá mientras se le dé cuerda y un soplo de vida.
A la de unos zapatos que se hicieron sin horma y, aun siendo defectuosos, caminan acoplándose a los marcados contrastes de la vida.
A la de las estrellas que siempre se empeñan en iluminar la noche y guardan, protectoras, los secretos que no cuento a nadie.

A la de la cadena de seda que aprieta, pero no ahoga; que me hace esclava del placer y me concede la libertad de sentirte en mi piel.
A la de un susurro pagando penitencia por los pecados de mi silencio.
A la del perfumista tratando la esencia, mezclando recuerdos con sueños y penas con alegrías, para acabar creando un nuevo ensueño.

A la de la fortaleza de una bailarina creando esculturas utilizando su cuerpo como mármol y volando, de puntillas, a ras de suelo.
A la de las letras que resumen sentimientos y alborotan miedos. Letras, que desnudan por igual a quien las lee y a quien las escribe.
A la de la vieja almohada que siempre me consuela y aconseja, compañera de fatigas y excesos, testigo de mis andanzas y rarezas.

A la de una idea que agoniza en manos de la realidad, a la de un sueño que busca su espacio en un mundo de utopías.
A la de la pasión de tu sexo con el mío, el baile de tu deseo al compás del mío.
A la del silencio intentando ganarle la batalla a las palabras, a la de la música imponiendo su lenguaje a la barbarie de los gritos.

A la de la piel desnuda cubierta de tatuajes, a la de las historias que cuentan cada una de las gotas de tinta que su cuerpo decora.
A la de una nota, un detalle, una sonrisa, una caricia y una gota.
A la de tu voz susurrando a la mía, respetándose el tono para hacer, juntas, la más sublime melodía.

A la de una huella sobre el barro que, una vez seco, perdura sobre el tiempo dejando constancia de que alguien buscó un sueño.
Como la capa de sueños que cubre mi vida cuando sueño despierta. Como la alegría que me regala la vida, cada vez que te siento.

A la de tus besos apretando, rozando y mordiendo en el momento perfecto. Tu lengua buscando mi deseo y haciéndolo suyo, nuestro.
A la de tu cuerpo presionando el mío contra la pared, la de tu fiereza desatada, la de tus dientes anclados a mi clavícula.
A la de mis letras que nadie más entiende, aunque se sientan; a la de mi locura perfumada de cordura y la de mi alma rozando la tuya. A la del peligro de quererte sin medida, de correr todos los riesgos a tu lado, de besarnos las heridas y de hacer de un instante una eternidad.

Soy adicta a la delicadeza de tu alma aferrada a la mía, a la de mi alma siendo compañía de la tuya y a la de un «Siempre» que, aunque salió de mis labios, habita entre mis costillas.

 

Visita el perfil de @_vybra