Paradise City – @Darkvelvet1

Darkvelvet1 @Darkvelvet1, krakens y sirenas, Perspectivas

“De una sola ojeada y atravesando con su mirada un espacio tan lejano como es dado a la penetración de los ángeles, vio aquel lugar triste, devastado y sombrío; aquel antro horrible y cercado, que ardía por todos lados como un gran horno. Aquellas llamas no despedían luz alguna; pero las tinieblas visibles servían tan sólo para descubrir cuadros de horror, regiones de pesares, oscuridad dolorosa, en donde la paz y el reposo no pueden habitar jamás, en donde no penetra ni aun la esperanza”.

— El Paraíso Perdido. John Milton —

La tristeza es la gota ácida que quema el vaso.
Y la vida que va cosiendo desastres al vuelo de mi falda (take me down…)
Me he comido lunas con más sangre que tú y estoy cansada de gemir a solas. Ya sabes, pasillos cortos con raíces que se dedican a destetar pies que nunca tropiezan.
Nada vale…
Escribo a cada roto un punto y final y sigo escuchando morir atardeceres en los límites de este simulacro de Paradise City.

Y a veces mi herencia me hace desear usar
esa parte que entierro, que ato con cadenas.
Jugamos a descartar caminos entre los grises atracos
de las ciudades que nos hicieron pasado.

Que me siento como cuando masticas algo que no te gusta,
con desgana y tragándolo todo entero.

Acaricio mis venas que se sienten solas
y me aplican canciones de veneno rojo.
Son más frías que darse cuenta
que no fabricamos nada salvo vino tinto
y palabras de dudoso gusto.

Y dicen que nacer es un regalo
mientras un tipo cansado en nuestro hombro
nos avisa cabizbajo de que nada es gratis…
pero aún somos pequeños y lo usamos como sonajero,
como absurda retahíla increíble.

Despojos de carreteras quemadas,
nuncas deshojados al borde de las lágrimas,
más de cuatro tiros de cualquier droga
y a mutar la arena en néctar.

Sobrevivir con la puta esperanza a la espalda,
tropezar con gastos no pagados
y ser como mucho consciente
de que las sábanas aún no están secas,
que si fuera por hoy no habría mañana.

Recojo mi tabaco, mi voz terrosa e ignorante
y me voy al borde del extraño fulgor
que a veces destripa mis sombras y las hace parir luz.

Y cantar aún
por la media sonrisa
que me mantiene en los brazos
de una nebulosa extraña con estrellas de juguete…
más bien coletazos de magia
que destierran mi melena
de los enredos que me suelen tocar de postre.

Si fui paraíso no lo recuerdo…
Tengo la lengua seca y este patrón del desencanto.
Me ajusto a este mapa cansado de Paradise City,
Humo al destierro, butano a la manzana.
Que me palpite la boca de jugo
Y me entrelace esta serpiente al pecado de la curiosidad y el vaho.

Silence, la tristesse ne part jamais…

 

Visita el perfil de @Darkvelvet1