Orgullo y prejuicio – @martasebastian

Marta Sebastián @martasebastian, krakens y sirenas, Perspectivas

He pecado. Lo reconozco. He cometido mil y un errores que podía haber resuelto a la primera, que podía no haber sufrido si hubiera pensado un poco más… Pero nunca fui de las que tomaba el camino fácil, nunca fui de las que hacían más caso a la cabeza que al corazón… Sin embargo, y no sé por qué, he decidido ignorar al instinto en más de una ocasión.

Sí, he confiado en personas cuando todo mi ser me gritaba que no lo hiciera… Me repetía a mi misma la frase “nunca juzgues un libro por su portada” ¿o era por su lomo? Qué más da… Lo importante era que yo intentaba dar otra nueva oportunidad a las personas… Y sí. A veces me tenía que decir a mi misma “¿ves cómo te equivocabas?” pero, seamos sinceros, eran las mínimas.

He pecado. He cometido mil y un errores… Sobre todo en el amor. Soy pasional y alocada, tengo el alma repleta de miles de historias de amor que he leído y disfrutado desde mi más tierna infancia. Creo en el amor. Creo que es lo que mueve este mundo (bueno, para algunos lo mueve el amor al dinero, pero amor es). Y creo que por amor hacemos las mayores locuras posibles… Por ese loco sentimiento se perdona (no confundir con obsesión o con una visión idealizada del amor, por favor)… Y, también, por amor nos miramos dentro y comprendemos nuestros propios errores.

He pecado. Y, a pesar de ser una ávida lectora, a pesar de ser uno de mis libros favoritos, caí en lo que nos quería advertir. Fui orgullosa, me negué a aceptar mis defectos, me negué a ver más allá de mis propios pensamientos y de mi manera de ver la vida… Y prejuzgué… Saqué conclusiones sobre la gente, ya no basándome en mis propias intuiciones (de esas me fío y me seguiré fiando durante, espero, muchísimo tiempo) si no en lo que otros me decían, en los que ese maravilloso teléfono escacharrado que domina nuestro mundo se empeñaba en susurrarme al oído.

Y, lo peor de todo, es que seguiré pecando… Seguiré cometiendo mil y un errores… y si un día os cuento mi vida me diréis que me la invento; que, de tanto leer a Jane Austen y demás autores, acabé loca, como aquel caballero de armadura que deambulaba por los caminos de Castilla.. Y os diré, que sí, que acabe loca. Loca de risa, loca de amor, loca de vida…

Y ya no sé si la orgullosa era yo o eras tú, si los prejuicios eran míos o tuyos… Y no, ni tú eres Darcy ni yo soy Lizzy, pero repetimos muchos errores… Y muchos más que nos inventamos por el camino.

 

Visita el perfil de @martasebastian