Orden de alejamiento – @HYAENIDAEXXI

dkys colaboraciones De principio a fin

Dio el último sorbo al vaso de whisky y pensó que esa noche no terminaría como solía ser habitual. Sentado en el borde de la cama, con la cabeza entre las manos, pensando si su cadáver quedaría más bonito con un disparo o con dos.

Estaba frustrado,todo empezó aquel día,un día como cualquier otro,plegó del trabajo y se dirigía a su casa,una tarde soleada del mes de junio. Pensando en las ganas que tenía de tumbarse en el sofá del comedor y relajarse,había sido realmente una dura jornada y estaba agotado.

Aparcó el coche y entró en la portería del edificio,sacó las llaves pero antes de introducirlas en la cerradura,la puerta se abrió,era su esposa con una carta en la mano,en el suelo del recibidor habían dos bolsas de deporte preparadas.

Él no pudo articular palabra,sólo habló ella:

-Es una orden de alejamiento y no puedes traspasar el umbral de ésta puerta,aquí tienes toda tu ropa y enseres,debes abandonar éste lugar o llamaré a la policía.

No podía dar crédito a lo que sus oídos estaban escuchando,sencillamente estaba atónito,recogió lo que su esposa o ex mujer ya le estaba entregando y volvió sobre sus pasos de nuevo al coche,tiró las bolsas de cualquier manera en los asientos traseros y se sentó al volante,no pudo evitar sollozar con las manos cubriéndose la cara.

Acabó metido de polizón en su antigua habitación de la niñez,conviviendo con sus padres,con malas caras y continuas discusiones. El juez determinó el régimen de custodia de los niños y podía tenerlos dos fines de semana alternos al mes.

Le gustaba recrearse pensando en matarla,sí, a ella,la que le había arruinado la vida,después de deducir la paga de manutención de sus hijos le era imposible poder rehacer su vida.

Dejó a los niños en el colegio después de dar un beso a cada uno y asegurarles que a la salida estaría esperándoles y no dejó de mirarlos, orgulloso, hasta que traspasaron la puerta y le saludaron con la mano.