No duda, tampoco sabe – @LaBernhardt

labernhardt @LaBernhardt, krakens y sirenas, Perspectivas

Odio los hospitales, como todo el mundo, lo que sucede es que yo trabajo en uno de ellos. No, no soy médico, ni enfermera; sólo soy camarera, una de las camareras del bar del hospital y eso es currar mirando la pena, la esperanza, la impotencia…Eso lo cambia todo, ¿eh?, porque servirle un café a quien espera que la zorra de la muerte pase por la habitación de su padre, madre, hijo, marido, mujer…es un trabajo duro. No hay espacio en la barra de mi bar para las sonrisas, aunque muchas veces se nos cuelen. A veces pasa que nacen niños sanos, altas inesperadas, heridas que cicatrizan, riñones que no dan problemas y médulas que se adaptan. A veces. Entonces, entonces es cuando no sabes cómo actuar. Se nos acomoda el cuerpo a un estilo de vida, a una coraza que nos llena el pecho de «No los mires, no llores. No les puedes ayudar. Sólo eres una mano que acerca una taza de café, una mano que no sabe, tampoco contesta». Cuesta mantener el impulso natural de la sonrisa, callar un «Todo va a ir bien». Cuesta no saber, no contestar a los que te miran con la vista perdida. Acabo de decirle a alguien: «Su café; no sé, no contesto».

Visita el perfil de @LaBernhardt