Muertos de risa – @GraceKlimt

GraceKlimt @GraceKlimt, krakens y sirenas, Perspectivas

Ahora

Rebeca abre las manos, y la pistola cae al suelo.

Parpadea. Es la única parte del cuerpo que se mueve, los ojos. El resto es una estatua. De pie, piernas ligeramente abiertas, brazos cayendo a los lados como muertos. Ni siquiera escucha sus latidos, es como si el torrente sanguíneo estuviese tan paralizado como ella. El tiempo se detiene a su alrededor. El caos estalla dentro de ella.

Un día antes de ahora

Zona polar. Hemisferio Norte. Cerebro.
-Neurona-

Di no, Rebeca. Recoge tu bolso, ve al guardarropa a por tu chaqueta, y pide un taxi a casa. Qué importa si Luis se ha ido con otra. Marcharse con el primer tío que te ofrece un par de rayas en los baños de un antro a cambio de un mal polvo no es la solución. Lo del clavo que saca a otro clavo es mentira. Con clavos así, lo único que haces es clavar más aún el clavo oxidado. Vamos, Rebeca, mañana te esperan en comisaría.

Zona templada. Ecuador. Corazón.
-Alma-

Rebe, es muy mono. No es Luis, pero míralo… si no te fijas mucho, podrías confundir su abrazo, es tan alto como él, y tiene una espalda ancha, y unas manos bonitas, y una mirada muy dulce, y su sonrisa, Rebe, ¿te has fijado en su sonrisa?, igual si le abrazas mucho mucho mucho y cierras muy muy muy fuerte los ojos, sintamos que regresa Luis.

Zona ardiente. Hemisferio Sur. Tripas.
-Ovario-

Joder, Beka, espabila, tía. O te agarras ya a este tío, o nos vamos a quedar solas bebiendo cerveza en la barra de este garito. Y no sé tú, pero yo quiero guerra. Que mañana te espera un día chungo de patrulla, y si no te llevas la mente despejada y el cuerpo caliente, nos vamos a pasar todo el puto día acordándonos del cabrón de Luis. Y yo, no compro. Así que vamos.

Rebeca sonríe tímidamente.

Al otro lado de la pista, él guiña un ojo, y se acerca a ella. No hay mucho más que hablar. Las rayas de coca y los gin tonics de los siguientes minutos hacen el resto. Cuando monta en el coche, ni siquiera se da cuenta que no van solos. Lo único que quiere es follar hasta olvidar. Ya no le importa mucho más.

Unas horas antes de ahora

Zona polar. Hemisferio Norte. Cerebro.
-Neurona

Rebeca, no es culpa tuya. No lo es. Él, ellos, ellos, porque han sido ellos, te han engañado. Deja de sentirte culpable por todo, y por nada. No es culpa tuya. Aguanta, Rebeca, tranquila. Vamos a salir de aquí. Aprieta los dientes y fíjate en cada detalle, puertas, ventanas, cuenta las rayas que llevan, controla las veces que se corren, aprieta los dientes. Les vamos a ganar.

Zona templada. Ecuador. Corazón.
-Alma-

Tengo miedo, Rebe. No es Luis, no son Luis. Pero a veces lo parecen. Nos han gritado tanto que a veces me ha parecido que era su voz quien nos aplastaba. Sólo quería volver a olerle, y ya he perdido la cuenta de las veces que me he mordido los labios. Cuando se acerca alguno de ellos, sólo sé huir, intentar escapar, no querer creer. Como cuando te contaban cosas de Luis y yo decía que no era verdad. Ahí vuelven, Rebe, me voy.

Zona ardiente. Hemisferio Sur. Tripas.
-Ovario-

Ahí vuelven, Beka. Piensan que van a volver a follarte, pero vamos a joderles. Recuerda el plan. Están tan seguros de tenernos controladas, que se han descontrolado. Las drogas y el alcohol ahora juegan en nuestro bando. Lo hemos calculado, y sabes que es posible. Quince zancadas rápidas, y el bolso a tu alcance. Se creen tan superiores que ni siquiera lo han registrado. Y el cargador está lleno. Hazlo.

Rebeca cierra los ojos.

Cuando los abre, los ve venir con las correas. Sabe que volverán a azotarla, otra vez. Sabe que volverán a humillarla, otra vez. Sabe que volverán a violarla, otra y otra y otra vez. Muertos de risa. Mientras la matan de miedo. No se lo piensa más. Quince zancadas, y tres disparos. Diana triple.

Ahora -bises-

Zona polar. Hemisferio Norte. Cerebro.
-Neurona-

Rebeca, respira. No estás muerta. Ríe.

Zona templada. Ecuador. Corazón.
-Alma-

Rebe, no es culpa tuya. Ellos estaban muertos de risa. Y tú, y nosotras…

Zona ardiente. Hemisferio Sur. Tripas.
-Ovario-

Beka, que se jodan. ¿Estaban muertos de risa?. Ahora están muertos. Qué ironía. De risa, ¿no?.
Karma.

 

Visita el perfil de @GraceKlimt