Mi música – @sor_furcia

Sor Furcia @Sor_furcia, krakens y sirenas, Perspectivas

¿A quién no le gusta mirar a una pareja follando? El sexo es algo jodidamente bonito, algo que a todos nos gusta ver, que a todos nos gusta hacer y que a todos nos gusta sentir. Sentir con todos los sentidos, notarlo en la piel, olerlo, saborearlo… Pero ¿te imaginas no poder oírlo? ¿Te imaginas ver a tu pareja encima tuyo y no poder escucharle, ni a ti, sólo percibir el silencio?
No escuchar el deslizar de una cremallera, ni el ruido de la hebilla del cinturón al desabrocharlo, pero notar el frío de ese metal que después acabará en tu cuello; ni oír el suave roce de tu mano entrando en su bragueta en busca de aventuras, pero notar la dureza de ese miembro que después acabará en tu garganta; no escuchar tu saliva al hacer fricción carne con carne, pero notar la intensidad de tu arcada, y el caer de las lágrimas, silenciosas, mientras lees en sus labios «No pares».
Que te ponga a cuatro patas y no oír el roce de tus rodillas contra las sábanas, ni el cabecero golpeando la pared, ni sus azotes… no oír nada, pero sentir cómo las rodillas te arden, igual que te arden los golpes, aunque sean mudos. Que se incline sobre ti y te susurre al oído «Puta», pero que tú sólo notes su aliento rozando tu oreja, erizándote cada centímetro de tu piel, y no necesitar oír nada porque lo sabes, eres su puta.
Él, jadeando, gruñendo, resoplando, y tú simplemente escuchas tu corazón a mil por hora, pero ni siquiera eso puedes oír, sólo lo sientes, sientes cómo parece que se va a salir del pecho cada vez que él invade tu sexo. No ser capaz de escuchar el sonido de tu coño empapado, de tu pelvis contra la suya, de sus embestidas, de un escupitajo, de tu agotamiento, de su extenuación… y llegar al orgasmo en silencio, sí, pero un orgasmo que te estremece al fin y al cabo.
Porque no oírlo no significa no sentirlo, no vivirlo, o no disfrutarlo. No escuchar no es no tocar, no percibir un latido, un escalofrío, la humedad o el calor. Porque en ese silencio que sólo saben entender las manos, los dedos tocan una melodía, la melodía de dos cuerpos, vuestra canción. Porque el sexo es sexo aunque sea mudo, sí, pero por suerte nosotros no estamos sordos, y mientras así sea ¡¡dejemos sordo nosotros al mundo!! Follemos mucho y follemos gritando hasta quedarnos afónicos, hagamos tanto ruido que ruboricemos a nuestros vecinos, disfrutemos de cada uno de los sonidos, sin dejarnos ni uno solo… porque son irrepetibles, porque son nuestros, porque son música.

Puedes seguir a @sor_furcia en Twitter