Me pones poco – @alosqueladran

Javier Esteban @alosqueladran, krakens y sirenas, Perspectivas

Las heridas enseñan a vivir y ese tipo de gilipolleces que te acompañan desde primera hora de la mañana, cuando abres la aplicación y setenta mensajes de buenos días y fotos de flores te saltan a la cara. Te levantas ya de muy mala hostia.

¿Te apetece añadir algo?

La gente no lee libros de papel en el tren. Mejor para los árboles. Pero el caso es que tampoco leen. Miran sus pantallas y escriben y escriben y escriben. Algo es algo. Están los que le dan al botón de like, me gusta, fav por la foto de perfil del autor o autora. Esos no sé qué contestarán a la pregunta:

¿Qué estás pensando?

En ser parte de algo, cómo todos. Pero desde lejos. Es gracioso. Cuando Facebook introdujo la opción esa en lugar de los comentarios, destruyó la comunicación humana. Hablo conpletamente en serio. Leí una noticia hace unos días. La compañía había desconectado dos inteligencias artificiales que habían desarrollado su propio lenguaje para comunicarse. Para colaborar. Un lenguaje difícil de entender para quién no busca la colaboración. Difícil de controlar. Por eso la eliminaron.

¿Qué está pasando?

Cuenta lo que ocurre. Opina sobre lo que ocurre. Ilústranos. Da igual que te leamos. Cada vez que subo en el vagón me imagino decenas de cámaras escarbando en el más ridículo de mis gestos, mi cabeceo de las 7.30, mi bostezo a las 8.10 y mi taconeo impaciente a las 8.14 cuando en mis cascos suena algo de Led Zeppelin. Pienso que me puedas estar etiquetando. Riéndote de mí.

¿Quieres compartir algo?

Me pones poco. Ya bastante menos que poco. Esto no tiene que ver con el deseo sino con la frustración del deseo. Pienso en los adolescentes que se han criado con esto. Pienso en las afinidades electivas. En la farsa infinita de los rostros.

Sí, quiero compartir algo.

Pienso que da igual.

 

Visita el perfil de @tijeramanca