Me caes fatal – @DeNegraTinta

DeNegraTinta @DeNegraTinta, krakens y sirenas, Perspectivas

Comienzo desde cero después de haber escrito algo de lo acostumbrado, algo de mi todos los días…”, el amor.

Qué sorpresa me ha traído la vida de la mano del destino; por alguna razón he sido todo oídos de una de las más bellas historias que jamás escuché; un giro inesperado, un accidente que termina por cambiar la vida de un hombre para quitársela después. Confieso haber llorado en repetidas ocasiones. He sido tocada, profundamente conmovida al punto de la reflexión; esto me hizo un manojo de preguntas.

¿Hasta dónde puede llegar nuestro egoismo?

¿Porqué no somos capaces de ver más allá de nuestra rutina diaria?

¿Tiene que suceder necesariamente algo drástico que nos haga valorar lo vivido hasta el día de hoy?

Desafortunadamente la respuesta a ésta última pregunta parece escribirse sola… ««.

Tan ensimismados estamos en nuestra diaria rutina que no hay cabida para un momento de meditación, de cavilación y es que tan humanos somos que sin darnos cuenta nos hemos convertido en esclavos de un reloj que no solo marca los minutos y las horas sino también la vida.

Cuántas veces hemos vuelto la vista atrás para agradecer a nuestros padres y hermanos por todo el esfuerzo y el amor dedicado durante los años pasados, los días corrientes.

Cuántas veces hemos levantado el teléfono para decirles a los amigos lo maravillosos que son y han sido por lo mucho que nos han dejado.

Cuántas veces nos hemos desbordado en «te quieros» con él o las personas que nos han hecho crecer y creer en el amor, que nos han enseñado tal vez y no de igual manera lo que el desamor es hasta sus ultimas consecuencias.

Seguramente deben de estar pensando hacia dónde va ésta mujer del tintero oscuro y qué tiene que ver esto con el título de la publicación; Pues si, «Me caes fatal» me repito, por no haber tomado el tiempo para hacerles sentir o decir a mi madre, hermanas, amigos, amor de mi vida o de mi muerte, lo importante que ha sido su paso por mi camino; por no haber agradecido las palabras, las risas, los abrazos, los buenos y malos besos; por no haberle hecho justicia al paisaje, la lluvia, el día, la noche, la estación o fecha de todos estos años que mis ojos han podido disfrutar de su compañía.

Éste es el desenlace y punto medular de mi relato, por un segundo les invito a que hagan un alto levantando la vista y las manos para abrazar todo aquello que palpita en nuestros corazones desde el primer día de nuestra existencia.

No cometan el error que hasta el día de hoy he cometido, no esperen que algo los sorprenda para lamentarse y al reflejarse en el espejo se digan «Me caes fatal».

Puedes seguir a @DeNegraTinta en Twitter